Seguridad

Hoy hace 50 años: Aeropuerto de Pavas no reunía condiciones seguras

Texto original publicado por La Nación el 13 de marzo de 1972.

En los Estados Unidos hay ciertos lugares donde la gente llega en busca de emociones fuertes. Por ejemplo, la pista de carreras de Indiannapolis. Ahí se mata un alto porcentaje de pilotos de autos de carrera en medio de densas humaredas negras. La gente va a ver carros que se hacen polvo.

Aquí tenemos un lugar ideal para emociones fuertes: el aeropuerto de Pavas, bautizado ahora con el nombre del aviador Tobías Bolaños Palma. Las condiciones en que se encuentra ese aeropuerto son de lo más extraños. Empezando porque está orientado de este a oeste, cuando el viento predominante corre de noreste a sureste, con ráfagas constantes que fluctúan entre 40 y 70 millas por hora de velocidad. Esto mantiene a los pilotos constantemente en apuros.

Es digno de verse el espectáculo que da un “Piper” de ala alta de entrenamiento, por ejemplo, cuando el piloto trata de posarlo en tierra con un viento de nariz de 70 millas. El piloto, con el motor medio detenido mantiene la avioneta casi inmóvil en el aire. De pronto, una ráfaga lo hacer darse un porrazo contra el suelo y el viento lo impulsa otra vez. Es cuando el piloto aplica los frenos que “aúllan” al restregarse contra el asfalto.

El capitán Carr Petchel, un técnico aeronáutico y piloto experimentado con más de 30 años de vivir en Costa Rica, dijo a este medio que “definitivamente este es un aeropuerto con condiciones difíciles. Hay muchas cosas que se pueden hacer aquí para mejorar las condiciones, si el gobierno ayuda, lógicamente. Esto sería cortar la cresta al final de la pista este, tremendamente peligrosa en los acercamientos y despegues”.

En otras noticias:

Horno de barro provocó incendio con ¢700 mil en pérdidas

Ayer a las 2:00 p. m. el Cuerpo de Bomberos de San José recibió llamada de emergencia de sus colegas de Alajuela. Indicaron que tres negocios estaban abrasados por las llamas y que ellos no eran suficientes para detener el fuego. Se despacharon dos unidades adicionales.

Según versiones de la policía, un horno de barro (anafre) que utilizaba un tramo que vende tortillas, fue donde se inició el incendio. Alguien dejó encendidas sus brasas y, no se sabe cómo, algunas chispas hicieron contacto con las telas y artícuos de papel que se encontraban cerca.

Con el viento que en ráfagas aún soplaba, se levantaron llamas que en pocos minutos dieron buena cuenta de cinco negocios, uno de ellos una relojería. Se estima que las pérdidas ascienden a unos ¢700.000 o más. El dato exacto se sabrá en los próximos días, cuando los comerciantes afectados hagan balance de pérdidas.

Un muerto y 16 heridos al volcar un autobús

Autoridades de la Guardia de Asistencia Rural de Turrialba informaron que en carretera de esa localidad a Torito, poco antes de llegar a este pueblo, el autobús placas 114 que conducía un señor de apellido Granados, se volcó aparatosamente.

Como resultado del grave accidente, resultó muerta una niña de ocho meses de edad. Además, hubo 16 heridos de todas las edades. De momento no se conocen los motivos del choque, pero autoridades del departamento de detectives realizan las investigaciones.

En el hospital indicaron que algunos de los heridos se encuentran delicados, pero no indicaron qué heridas presentaban o las identidades de los más afectados. Tampoco se conoce el estado de salud del chofer Granados.

Roger Bolaños Vargas

Roger Bolaños Vargas

Róger Bolaños Vargas es bachiller en Periodismo en la Universidad de Costa Rica, donde también estudia Economía.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.