Hugo Solano C.. 19 junio
Los sospechosos de robar combustible fueron detenidos en Llano Grande de Cartago. Foto: Cortesía Recope.
Los sospechosos de robar combustible fueron detenidos en Llano Grande de Cartago. Foto: Cortesía Recope.

Dos vecinos de Limón fueron soprendidos por agentes judiciales cuando transportaban 16.000 litros de combustible presuntamente robados del poliducto de Recope.

La captura se realizó poco antes de las 5 a. m. de este miércoles, cerca del cruce a Llano Grande de Cartago, en el kilómetro 125 de la línea seis del poliducto.

Los hombres viajaban en un camión que llevaba varias tanquetas de combustible con 12.000 litros de gasolina plus o regular.

Uno de los detenidos es de apellidos Luna Solano, de 29 años, vecino de barrio San Juan y el otro, Duarte Rodríguez, de 21 años, vecino de barrio Quinto. Los dos tienen antecedentes por robo y eran vigilados desde meses atrás.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) también custodiaba en horas de la tarde, la propiedad donde presuntamente fueron cargadas las tanquetas. En el sitio, hay una especie de bodega donde se cree que podría estar una toma ilegal, que sirvió para la sustracción del carburante.

Según la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), lo sustraído tiene un valor de ¢7,2 millones, pues cada litro , en este momento, cuesta al consumidor final ¢665.

El carburante fue devuelto al plantel de Ochomogo para su “tratamiento” pues por la manipulación podría estar contaminado.

Por su parte, la Policía continuará las investigaciones, pues no se descarta la participación de más personas no solo en este sino en otros robos de combustible ocurridos en los últimos meses, en el trayecto entre Limón y Cartago.

Los detenidos fueron pasados con un informe al Ministerio Público para determinar su situación jurídica.

Crecieron robos

En los últimos tres años, los que “ordeñan el poliducto” se han robado unos 12 millones de litros de combustible con un valor de ¢6.000 millones. Solo en el 2017 la cifra fue de ¢1.537 millones.

Las autoridades judiciales han detectado que bandas de crimen organizado dedicadas a narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos incursionaron también en el robo de combustible.

La actividad les permite tener gasolina para abastecer cbarcos, aviones y automóviles que usan en los
ilícitos. Lo que sobra lo colocan en el mercado negro.

Ante esa situación, el Instituto Nacional de Seguros (INS) dejó de cubrir esas pérdidas en la póliza de Recope, entidad que ahora pretende trasladar a los consumidores finales de combustible esas pérdidas al incluirlas como costos de operación.