Hugo Solano C.. 15 enero
A las 11 a. m. las autoridades seguían en el lugar del asalto, cerca del mercado municipal de Heredia. Foto: Alonso Tenorio
A las 11 a. m. las autoridades seguían en el lugar del asalto, cerca del mercado municipal de Heredia. Foto: Alonso Tenorio

Tres hombres armados entraron a eso de las 9:45 a. m. a la empresa de préstamos rápidos Instacredit, en el centro de Heredia. amedrentaron a los presentes y sustrajeron más de ¢12 millones y 10 teléfonos celulares de los empleados.

El primer informe de la Policía Judicial revela que al momento del ingreso, el guarda del local estaba desayunando en la planta alta, lo que aprovecharon los delincuentes para entrar sin dificultad alguna.

Los delincuentes entraron con los rostros descubiertos y amenazaron a los presentes que solo eran empleados y uno a uno les obligaron a entregar el celular. En total se llevaron 12 teléfonos móviles así como otros ¢400.000 que estaban en las cajas.

La Fuerza Pública fue movilizada al sitio del asalto, del costado este del Liceo de Heredia 75 metros al sur, pero ya los delincuentes habían escapado a pie hacia un sitio donde se presume que los esperaba un vehículo.

Daniel Venegas, despachador de la Cruz Roja,afirmó que en la acción hubo dos personas golpeadas a las que trasladaron en condición estable al Hospital San Vicente de Paúl.

Uno de ellos fue el guarda del local, ya que los antisociales también entraron a la segunda planta del inmueble.

La versión de las empleados deja ver que se trata de muchachos jóvenes.

Mediante posteriores diligencias las autoridades recuperaron en Santa Lucía y en Santiago de San Rafael, Heredia, cinco de los celulares robados pues tenían dispositivo de posicionamiento satelital o GPS. En el primer sitio, quedaron tirados en las afueras de un supermercado y en el segundo, en vía pública.

No obstante, no se logró dar con ninguno de los sospechosos, labor que se dificulta más porque dentro de la empresa asaltada no tenían cámaras de video.

Al parecer, los delincuentes estuvieron más de 10 minutos en el sitio, lo que les permitió ocultar el dinero y los celulares para salir sin despertar sospechas.

A mediados de diciembre, en la sede de correos de Alajuela, motorizados intentaron asaltar la sucursal, pero una alarma se activó y tuvieron que huir.

También el 3 de enero, un hombres y sus dos hijos intentaron asaltar a una clienta de la sucursal del BAC Credomatic en Coronado, pero el guarda del local intervino y los enfrentó. Los tres sospechosos fallecieron, mientras que el vigilante y el acompañante de la cliente resulltaron heridos.