Marco Marín. Hace 4 días
El vehículo Mitsubishi en que pretendía escapar el sospechoso se estrelló contra un poste del tendido eléctrico. Foto: suministrada por Reiner Montero
El vehículo Mitsubishi en que pretendía escapar el sospechoso se estrelló contra un poste del tendido eléctrico. Foto: suministrada por Reiner Montero

Las marcas de los balazos y la conmoción de los vecinos es lo que queda de una intensa persecución policial que concluyó en Santa Clara de Guápiles, con la muerte de un sospechoso.

Los hechos ocurrieron este miércoles por la noche cuando un hombre, que viajaba en un pick-up blanco, evadió un retén de la Fuerza Pública en las cercanías de los Tribunales de Justicia de Guápiles, en Pococí.

Los efectivos primero lo siguieron en una patrulla hasta que el individuo decidió continuar su huida a pie, disparándole a los oficiales. En barrio Santa Clara se introdujo en dos viviendas y de una de ellas robó un carro, pero en su escape se estrelló contra un poste y falleció poco después en un centro médico.

Todavía este jueves se desconocía la identidad del hombre y las razones que tuvo para atacar e intentar evadir a las autoridades.

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial, manifestó que se trata de un individuo de entre 30 y 35 años. En el carro que robó se localizó un revólver calibre 22 en el suelo del área del conductor. El arma de fuego tenía seis cartuchos ya percutidos.

“Es sumamente probable que fuera el arma de fuego con que el sujeto impactó a un oficial de Fuerza Pública y con la que además se enfrentó con la Policía”, agregó el jerarca.

Por lo extenso del recorrido, de aproximadamente un kilómetro, el OIJ decidió dividir la investigación en los tres escenarios en los que ocurrieron los hechos: donde sucede un primer intercambio de balazos, a 200 metros de los Tribunales; luego en en barrio Santa Clara, donde invade dos viviendas; y por último el trayecto desde que toma el vehículo y se estrella.

“El hecho tiene la particularidad de la extensión territorial y de que la persecución dura algunos minutos”, explicó Espinoza.

Las escenas

Según el director del OIJ, el miércoles por la noche efectivos de la Fuerza Pública siguen a los dos ocupantes de un pick-up blanco que no se detuvieron en un retén en Pococí.

Los efectivos los siguen 200 metros hasta que, de forma repentina, el sospechoso, ahora fallecido, se bajó del carro cerca de un lugar conocido como el cruce a Montecarlo.

Dado que los oficiales ya tenían las características y la placa del automotor en fuga, decidieron darle seguimiento al individuo a pie. En ese momento, el sujeto disparó e hirió a uno de los agentes en una mano.

La segunda “escena” transcurre en el barrio Santa Clara. Aquí se internó en los patios de varias casas, subió al techo de una vivienda e inició un segundo intercambio de disparos con la policía.

Durante su escape, el sujeto cayó dentro de una vivienda a través de un tragaluz. Volvió a salir por el mismo hueco y cruzó varios techos más.

Finalmente, ingresó en una segunda vivienda la cual, según Espinoza, se encontraba vacía. En apariencia sus ocupantes huyeron luego de oír los disparos.

Es aquí donde ocurre el tercer escenario. El hombre robó un auto negro de esta casa y en su avance intentó atropellar a un oficial que vio frente a él, sin percatarse que había otros agentes desplegados en el perímetro y que dispararon en su contra.

Tres oficiales de la Fuerza Pública respondieron al fuego luego de que el delincuente se atrincheró en una vivienda. Fotografía suministrada por Reiner Montero
Tres oficiales de la Fuerza Pública respondieron al fuego luego de que el delincuente se atrincheró en una vivienda. Fotografía suministrada por Reiner Montero

El sospechoso chocó contra un poste y al salir del auto se desplomó.

Se desconoce si el individuo sucumbió a causa de este último intercambio de balas, a raíz del choque contra el poste o si presentaba heridas de las balaceras anteriores.

Una vez reducido por los oficiales, fue trasladado al Hospital de Guápiles, donde murió minutos después. Tenía tres heridas de bala en el abdomen.

El OIJ agregó que, con la colaboración directa de Fuerza Pública, se decomisaron las armas de fuego de los oficiales que participaron en la persecución. Esto con el fin de realizar comparaciones contra los indicios balísticos presentes en el sitio y así poder precisar qué sucedió.

Caso similar

El pasado 25 de setiembre, un joven de 23 años y con amplio historial delictivo fue abatido por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que intentaban detenerlo y a los cuales el fallecido trató de atropellar.

Esta balacera tuvo lugar en el parqueo del mall Paseo de Las Flores, en Heredia.

El sujeto, quien era conocido como Zombie, tenía antecedentes por homicidio, tentativa de homicidio, portación ilegal de arma de fuego permitida y resistencia agravada; además tenía causas pendientes con la justicia.

Dentro del carro del fallecido la policía halló un arma de fuego, un cargador con 15 tiros y otro adicional.