Eillyn Jiménez B.. 17 mayo
Agentes judiciales negociaron con el hombre que se atrincheró en una vivienda en San José centro. Foto: Cortesía de Pegando Porte
Agentes judiciales negociaron con el hombre que se atrincheró en una vivienda en San José centro. Foto: Cortesía de Pegando Porte

Un hombre que asistió a una fiesta en una casa, ubicada en San José centro, disparó en reiteradas ocasiones por motivos que se desconocen y, al ver presencia policial, se atrincheró por 45 minutos.

Los hechos se registraron el sábado por la tarde, confirmó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), que detuvo al sujeto, de apellidos Monge Begnozzi.

De acuerdo con las autoridades, un grupo de agentes judiciales, oficiales de la Fuerza Pública y también de la Policía de Tránsito, se estaban preparando para los operativos de restricción vehicular sanitaria y, a eso de las 3 p. m., escucharon varios disparos.

Ante eso, se movilizaron a calle 5, entre avenidas 16 y 18, donde se encontraba la vivienda en la que se hicieron las detonaciones.

"Por circunstancias que se investigan, una de las personas que estaba en una vivienda, donde al parecer había una fiesta, disparó en varias ocasiones (...).

“El hombre se atrinchera por 45 minutos, aproximadamente, y las otras personas que se encontraban en el lugar fueron saliendo poco a poco, por lo que no estuvieron retenidas”, explicó la Policía Judicial por medio de su oficina de prensa.

Monge, de 35 años, quedó detenido como sospechoso de resistencia agravada y accionamiento de arma.

Durante la madrugada de este domingo, agentes del OIJ realizaron un allanamiento en el inmueble para verificar que ninguna persona permaneciera atrincherada en la casa, así como también para tratar de ubicar el arma con la que se hicieron los disparos.

Sin embargo, al ingresar a la residencia ubicaron un revólver .38 y dos pistolas, una de ellas calibre seis milímetros y otra calibre nueve milímetros.

Además, se incautó cocaína, marihuana, cristales y metanfetaminas, reportó el OIJ.

Dentro de la vivienda, aparentemente, había entre tres y cinco personas; no obstante, al menos una de ellas no participaba en la fiesta y estaba en el sitio realizando una entrega de comida.

Monge, el único detenido del caso, fue pasado al Ministerio Público con el informe correspondiente para que se defina su situación jurídica.

El Código Penal, en su artículo 257 bis, establece una “pena de dos a seis meses de prisión, a quien accionare cualquier arma en sitio poblado o frecuentado”.

Además, en el apartado 312 explica que el delito de resistencia es castigado con cárcel "de un mes a tres años al que empleare intimidación o violencia contra un funcionario público o contra la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquel o en virtud de un deber legal, para impedir u obstaculizar la ejecución de un acto propio del legítimo ejercicio de sus funciones.

“La misma pena se impondrá a quien empleare fuerza contra los equipamientos policiales utilizados por la autoridad policial para realizar su labor”.

Inicialmente, el caso se reportó como un asalto, pero esta versión fue descartada a medida que se obtuvieron más datos de los hechos.

Información actualizada a las 4:28 p. m. con más datos.