Dos individuos, uno con una escopeta y otro con un revólver, abrieron fuego a dos oficiales que respondieron a disparos. No hubo heridos

Por: Carlos Arguedas C. 23 agosto, 2016
Este es el vehículo ocupado por dos agentes del OIJ que fue atacado en Santa Cecilia de Pocosol, San Carlos. Los oficiales salieron ilesos.
Este es el vehículo ocupado por dos agentes del OIJ que fue atacado en Santa Cecilia de Pocosol, San Carlos. Los oficiales salieron ilesos.

Dos delincuentes armados con una escopeta y un revólver, quienes intentaban asaltar a un finquero, se confundieron de vehículo e interceptaron un carro del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en el cual viajaban dos agentes de la subdelegación de Los Chiles, Alajuela.

El hecho se produjo en un camino de lastre y poco transitado a las 10:30 a. m. de este martes en Santa Cecilia de Pocosol, en el cantón de San Carlos, provincia de Alajuela.

De acuerdo a la versión que suministraron los oficiales judiciales, los individuos salieron de una plantación de caña de azúcar y sin mediar palabra comenzaron a disparar al vehículo, pero ninguna de las detonaciones pegó la carrocería. Los agentes gritaron que eran policías, pero aún así los delincuentes continuaron la balacera, razón por la cual respondieron el fuego.

En la balacera no hubo heridos, pero el intercambio de balas obligó a los hampones a desistir de su objetivo y escapar por la misma plantación de caña.

Los agentes judiciales informaron por radio de los sucedido y al sitio se trasladaron compañeros de la Delegación del OIJ de San Carlos, de Los Chiles, así como efectivos de la Fuerza Pública y de la Policía de Frontera.

Precisamente, las autoridades recibieron informes de vecinos que vieron a dos hombres caminar por un sector montañoso, el cual es rastreado por los policías.

Funcionarios judiciales recogieron en el sitio de la balacera varios casquillos para usarlos como evidencia.

La información de que el ataque iba dirigido a un finquero fue confirmada por uno de sus hijos, Guillermo Bonilla Porras.

El hombre dijo que su padre, Guillermo Bonilla Rojas, de 78 años, debía pasar por el camino donde ocurrió la balacera con un pickup Hilux Toyota de color negro, igual al que utilizaban los oficiales del OIJ.

Este suceso ocurre en una zona que abarca a los cantones de San Carlos y Los Chiles y que ha sido objeto de varios asaltos con la utilización de armas de fuego.