Hugo Solano C.. 19 diciembre, 2018
Según el Instituto Meteorológico Nacional la temperatura diurna en el Valle Central tendrá una baja sensible. Foto: Archivo/ Rafael Pacheco.

El tiempo averanado que ha prevalecido en la mayor parte del país va a cambiar paulatinamente a partir de este viernes, por la afectación del primer frente frío que llega al territorio.

Los tres principales cambios serán una disminución de hasta 3 o 4 grados Celsius durante el día en el Valle Central (partes de Cartago, Heredia, San José y Alajuela), presencia de ráfagas que llegarán a 100 kilómetros por hora en las cordilleras y lluvias en el Caribe y la zona norte.

Asi lo explicaron los meteorólogos Daniel Poleo y Juan Diego Naranjo, del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Según Naranjo, el fenómeno se originó al norte del hemisferio y este miércoles se ubicaba en el golfo de México, moviéndose hacia Centroamérica.

“Los frentes fríos se forman del choque de una masa fría que viene bajando desde los Estados Unidos, contra la masa cálida y húmeda del mar Caribe. Ese choque de masas aumenta la intensidad del viento, ocasiona lluvias y baja la temperatura”, explicó.

El IMN no descarta que las precipitaciones del Caribe se puedan extender de forma aislada a algunos sectores del Valle Central durante los días de mayor afectación, que serán sábado y domingo.

En caso de que el volcán Turrialba lance ceniza, la acción de las fuertes ráfagas podría dispersar el material fino a mayores distancias de lo usual.

Se espera que el lunes los efectos comenzarán a alejarse del país de forma paulatina, por lo que todavía ese día podría haber ráfagas y frío.

Para Guanacaste, se esperan vientos fuertes y oleajes. Solamente en las zonas costeras del Pacífico central y sur (Quepos, Jacó, Golfito y Uvita) estarán sin mayores efectos por el fenómeno.

El Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica prevé oleaje alto en el Pacífico norte y el Caribe.

En Limón, las condiciones de oleaje son peligrosas para bañistas y pueden afectar el atraque en puertos y la navegación de embarcaciones pequeñas a partir del sábado, condición que se mantendrá así al menos hasta el lunes.

También en el Pacífico el viento generará mar picado, por lo que igualmente hay riesgo para la navegación de embarcaciones pequeñas que deberán extremar la precaución.

A partir de este viernes en la mañana, se espera el incremento sostenido de los vientos alisios, por lo que el IMN recomienda precaución por posible afectación de techos, cableado eléctrico, rótulos y principalmente árboles que puedan caer en casas, vías u otras edificaciones.

La navegación aérea también debe tomar en cuenta que habrá mayor turbulencia en los sectores montañosos.

Otra recomendación es evitar quemas de todo tipo, ya que pueden salirse de control.

Uno de los frentes fríos en diciembre de 2017, provocó la muerte de tres personas, así como caída de árboles y tendido.

Al mes siguiente, en enero de este año, también murieron dos personas de la calle por las bajas temperaturas.