Hugo Solano C.. 30 agosto
En barrio Cristóbal Colón, más conocido como Cieneguita, el fuerto viento hizo encallar esta lancha pesquera. Foto: Raúl Cascante.
En barrio Cristóbal Colón, más conocido como Cieneguita, el fuerto viento hizo encallar esta lancha pesquera. Foto: Raúl Cascante.

Vientos alisios moderados y fuertes, provocados por inestabilidad en la atmósfera alta, generaron el incremento de nubosidad en el Caribe y lluvias intermitentes.

Desde las 10:30 a. m. y hasta el mediodía, los Bomberos recibieron varios reportes por fuertes ráfagas en Limón que generaron caída de ramas y árboles. Algunos afectaron tendidos y hubo varios cortocircuitos.

De momento, no hay personas afectadas, pero si se realizan inspecciones en zonas como Bananito, Los Lirios, Río Blanco, Villa del Mar y otros, informó la supervisora de Bomberos, Dayana Contreras.

En Turrialba, Guácimo y Pococí también informaron de que al mediodía comenzó a llover y de manera simultánea habían fuertes ráfagas.

En la parte costera del barrio Cristóbal Colón, Limón, una embarcación que estaba atracada a unos 500 metros mar adentro fue arrastrada por el viento y el oleaje hasta encallar en la playa.

“Para nosotros fue algo impresionante, ya que esto casi nunca se ve aquí en Limón, indicó Félix Fernández, vecino del lugar.

María Chavarría, otra lugareña, manifestó que ella se encontraba en su casa y cuando vio fue algo como una inmensa nube negra, acompañada de fuertes vientos y aguaceros.

Luego vio como el oleaje traía hacia afuera con furia a la embarcación pesquera.

(Video) Mayoría de damnificados por lluvias en Guanacaste siguen en albergues

En San Carlos, los fuertes vientos también derribaron árboles durante la tarde. Uno de ellos cayó en una piscina del complejo turístico el Tucano, en La Marina de La Palmera, pero solo ocasionó daños materiales.

“Estamos vivas de milagro. Estábamos tomando sol, pero nos movilizamos porque se vino un viento fuerte y sonaba horrible. Poco después vimos un árbol, que estaba fuera del hotel, caer hacia al área de la piscina, dijo una visitante.

En la carretera entre Javillos y Florencia los vecinos tuvieron que emplearse a fondo para cortar ramas y remover varios árboles que cayeron en la vía y obstaculizaron el paso varias horas.

En El Tucano, San Carlos, el viento derribó un arbol cercano al jhotel que cayó en una de las piscinas, por suerte solo hubo daños materiales. Foto: suministrada por Edgar Chinchilla.
En El Tucano, San Carlos, el viento derribó un arbol cercano al jhotel que cayó en una de las piscinas, por suerte solo hubo daños materiales. Foto: suministrada por Edgar Chinchilla.

Según Gabriela Chinchilla, del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), son posibles lluvias y aguaceros en el Caribe y zona norte, así como vientos fuertes este domingo. Se esperan montos de lluvia de unos 40 litros por metro cuadrado en periodos de seis horas.

Esas condiciones se estarán extendiendo también a las montañas del Valle Central y podrían provocar lluvias dispersas al este y norte de la región (Coronado, Moravia, Guadalupe, Heredia, Cartago, La Unión, Curridabat y San José).

Por otro lado, esta tarde se prevén aguaceros aislados con tormenta para el Pacífico, especialmente en la zona costera de la península de Nicoya, Pacífico central y sur, con montos entre 20 y 50 litros por metro cuadrado en periodos de seis horas.

Se pide especial atención en la vertiente del Pacífico y zona norte, donde las lluvias de días atrás dejaron suelos muy saturados.

También alertan a quienes viven en zonas con vulnerabilidad a inundaciones o cerca de árboles que puedan caer y afectar viviendas.

Sigifredo Pérez, jefe de Operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), dijo este domingo que las personas en los 27 albergues de Guanacaste no han podido regresar a sus casas y más bien contabilizaban 836 damnificados.

Se trata de familias de Santa Cruz, Carrillo y Nicoya.

Pérez añadió que la noche del sábado atendieron cinco eventos por inundación en el Pacífico norte y Pacífico central.

A la 1:30 p. m. de este 30 de agosto todavía llovía fuerte en Belén de Carrillo, lo mismo que en otros sectores de la península de Nicoya.

Colaboraron los corresponsales: Reiner Montero, Edgar Chinchilla y Raúl Cascante.