Hugo Solano C., Francisco Barrantes, corresponsal. 17 diciembre, 2018
La oficina está unos 300 metros al norte de la catedral, en el centro de esa provincia. Foto: Francisco Barrantes.
La oficina está unos 300 metros al norte de la catedral, en el centro de esa provincia. Foto: Francisco Barrantes.

Dos individuos encapuchados y armados fallaron en su intento de asaltar la oficina de Correos de Costa Rica en Alajuela, la mañana de este lunes.

El intento de asalto ocurrió apenas los dos empleados abrieron el local, a eso de las 7 a. m.

Los sujetos ingresaron con armas de fuego y maniataron a una encargada de aseo y a uno de los trabajadores del correo.

Según manifestaron, los asaltantes les amenazaron con quitarle la vida si no abrían la caja fuerte.

Al no poder lograr su objetivo principal, golpearon a uno de los trabajadores y huyeron con la paquetería que se encontraba en ese momento sobre los escritorios.

Los empleados lograron liberarse, quitarse la mordazas y pedir ayuda.

El director regional de la Fuerza Pública de Alajuela, Raúl Rivera, informó de que la alarma se activó y de inmediato las patrullas cercanas respondieron, pero los delincuentes huyeron a pie sin lograr su cometido.

“Preguntaban por la caja fuerte, pero los empleados no sabían nada y así se lo hicieron ver a los sujetos”, dijo Rivera.

Agregó que en el lugar hay cámaras de seguridad que quedaron a disposición de los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para tratar de determinar de quiénes se trata.

Las labores normales de la oficina fueron interrumpidas y no se atenderá este lunes, ya que los agentes del OIJ realizan las pesquisas del caso.

Los empleados actuaron con calma y gracias a eso no hubo heridos que lamentar, afirmó Rivera.

Caso contrario ocurrió recientemente en Grecia, durante el asalto a la perfumería Freiché, donde un hombre falleció baleado al forcejear con los ladrones.

Los agentes del OIJ investigan el caso para tratar de dar con los sospechosos. Foto: Francisco Barrantes.
Los agentes del OIJ investigan el caso para tratar de dar con los sospechosos. Foto: Francisco Barrantes.