Katherine Chaves R.. 29 julio
Wálter Espinoza, director del OIJ, aseguró que investigan serie de audios que comenzaron a circular desde el domingo en la tarde. Fotos: Mayela López
Wálter Espinoza, director del OIJ, aseguró que investigan serie de audios que comenzaron a circular desde el domingo en la tarde. Fotos: Mayela López

El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza, comunicó este lunes que comenzó una investigación de oficio sobre el audio que incita en redes sociales a atentar contra el presidente, Carlos Alvarado, y medios de comunicación.

Aseguró que, de momento, la indagación va dirigida a establecer quién fue la persona que “profirió esas amenazas y determinar si hay expresiones amenazantes".

En caso de que se identifique algún delito, la Policía Judicial realizaría las pericias necesarias para lograr sentar responsabilidades, agregó el jerarca policial por medio de un video compartido por la oficina de prensa.

Espinoza indicó que, de momento, están uniendo tanto los datos que les han llegado de forma directa, como los que les ha brindado el Ministerio de Seguridad Pública.

Este domingo, en horas de la tarde, comenzaron a circular una serie de audios con amenazas contra el mandatario y los medios de comunicación. Esto ocurrió horas después de que tres sujetos detonaran un artefacto explosivo en las instalaciones de Televisora de Costa Rica.

En uno de los audios se escucha una voz femenina que dice que hay que dispararle en la cabeza al presidente, amenaza que el ministro de Seguridad, Michael Soto, calificó como “bastante delicada y grave”.

En apariencia, las grabaciones fueron hechas por una mujer que se identifica como maestra de quinto grado, con 22 años de experiencia.

Al respecto, el ministro ordenó transcribir las grabaciones y aportar la información al OIJ y la Fiscalía para que se tramiten las denuncias correspondientes.

De momento, la situación aún no ha escalado hasta el Ministerio Público.

Según un correo enviado por la oficina de prensa, no han recibido denuncia alguna y, hasta que eso no ocurra, no pueden emitir criterio. Es decir, la Fiscalía no puede actuar de oficio y debe esperar a que la persona afectada se acerque.

La Fiscalía indicó que en un caso como este el tipo penal que podría perseguirse sería el de amenazas agravadas, aunque, aclaró, cada caso es particular y debe analizarse de dicha forma para determinar cuáles delitos se cometieron.

El Código Penal establece, en su artículo 195, que la persona que cometa amenazas agravadas será sancionado con prisión de 15 a 60 días o, bien, será castigado con entre 10 y 60 días multa.