Eillyn Jiménez B.. 10 febrero
Kelvin Porras se fugó del CAI Jorge Debravo el 26 de enero y este lunes 10 de febrero fue detenido en Hatillo. Foto: Ministerio de Justicia para LN
Kelvin Porras se fugó del CAI Jorge Debravo el 26 de enero y este lunes 10 de febrero fue detenido en Hatillo. Foto: Ministerio de Justicia para LN

La Policía capturó dentro de un bar ubicado en Hatillo, San José, a un joven de 23 años que se escapó del Centro de Atención Institucional (CAI) Jorge Debravo, en Cocorí de Aguacaliente de Cartago, el pasado 26 de enero.

Así lo informó este lunes el Ministerio de Justicia y Paz, que detalló que la detención fue realizada a las 2:50 a. m. por oficiales del Grupo de Apoyo Operacional (GAO) del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

De acuerdo con las autoridades, al ubicar a Kelvin Alberto Porras Calderón se procedió a corroborar su identidad y, posteriormente, se le remitió a la cárcel brumosa.

El muchacho, quien descuenta una condena por tentativa de homicidio, aprovechó que a finales de enero se le trasladó por motivos de seguridad a un locutorio, que es una sala de atención técnica.

En ese sitio, arrancó una lámina del cielorraso, tuvo acceso a un área verde, recorrió 75 metros y, con un alicate, cortó una malla para escapar del centro penal.

Según las autoridades penitenciarias, meses atrás Porras había sufrido una fractura en la mandíbula producto de una agresión en la cárcel, por lo que después de recibir una alerta de que podría ser atacado nuevamente, se le llevó al locutorio del que se fugó, al tener todas las celdas individuales llenas.

Porras fue condenado el 9 de noviembre del 2016 e ingresó al CAI Jorge Debravo el 11 de agosto del 2017.

Herida con destornillador

De acuerdo con el sitio web del Poder Judicial, Porras fue condenado a seis años de prisión, luego de que el Tribunal Penal del Tercer Circuito Judicial de San José determinara que el muchacho era responsable de atentar en contra de la vida de un hombre, quien no quiso darle dinero “para comprar un cigarro”.

Los hechos por los que se acusó al joven, quien trabajaba como tapicero, ocurrieron el 9 de mayo del 2014 en Alajuelita, San José, detallaron las autoridades.

Según la sentencia emitida por los jueces, como la víctima se negó a darle plata “diciéndole que buscara trabajo”, hubo una discusión y, poco después, Porras sacó un destornillador que le incrustó en el costado izquierdo de tórax, herida por la cual el ofendido sufrió una perforación de pulmón.

La víctima estuvo en el Hospital San Juan de Dios durante dos meses y perdió el 5% de su capacidad general orgánica, precisa el documento de la condena.

La defensora de Porras apeló su sentencia, pero los jueces determinaron que esta fue bien fundamentada.