Por: Hugo Solano C., Josué Hernández, corresponsal GN.   Hace 5 días
Bomberos y personal de Recope se apersonaron al sitio donde funciona la tubería por la que se trasiega el combustible a alta presión. Foto: Josué Hernández.
Bomberos y personal de Recope se apersonaron al sitio donde funciona la tubería por la que se trasiega el combustible a alta presión. Foto: Josué Hernández.

En una nueva arremetida contra el poliducto de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), un grupo de vándalos instaló un sistema de extracción ilegal de combustible en la comunidad de Azul, distrito La Isabel, en Turrialba.

Ademas, muy cerca del sitio las autoridades encontraron un tráiler abanadonado y los lugareños presumen que fue utilizado para trasegar hidrocarburos robados.

Manuel Chinchilla Chaves, de la delegación policial de Turrialba, en Cartago, relató que en una servidumbre de Recope se encontraron con que la tubería tenía una perforación y una manguera acomplada, que avanzaba hacia una propiedad privada.

Según Alex Núñez, del Cuerpo de Bomberos, a las 10:30 a. m. de este viernes recibieron una alerta por filtración de combustible en un terreno residencial. Al presentarse a la escena percibieron un fuerte olor a diésel por donde pasa la tubería de Recope.

Núñez descartó la afectación en viviendas de vecinos, pero se quedaron de forma permanente en las escena por cualquier anomalía con el combustible mientras se desarrollan las pesquisas de las autoridades. A las 3:30 p. m. seguían en el sitio a la espera de un juez y un fiscal.

El bombero aseguró que Recope tiene el personal capacitado en la zona para el manejo de la emergencia.

Una vecina, que prefirió no identificarse, comentó que en un predio cercano estaba un camión sospechoso y que desde días atrás había mucho movimiento de ese tráiler, principalmente en horas de la noche.

Otra lugareña, identificada solo como Cintia, dijo que desde hace cuatro días comenzó a sentir fuertes olores a combustible por los desagües de su casa, que está muy cerca de donde se halló el daño este viernes.

El drenaje ilegal está seis kilómetros al oeste del centro de Turrialba y por el momento no hay personas detenidas.

Al cierre de esta publicación, la Policía revisaba el contenedor del tráiler que estaba oculto entre unas latas cercanas y que quedó abandonado en el sitio, para determinar si era usado para trasladar el combustible.

El Estado afronta pérdidas millonarias por los constantes robos de combustible. Esta vez el poliducto fue vulnerado en Turrialba. Foto: Josué Hernández.
El Estado afronta pérdidas millonarias por los constantes robos de combustible. Esta vez el poliducto fue vulnerado en Turrialba. Foto: Josué Hernández.

Desde años atrás son constantes los robos de combustible y en algunos casos los derrames fluyen y ponen en peligro casas cercanas, como ocurrió en este caso.

La Nación consultó a Recope sobre lo ocurrido este viernes, el tipo de combustible sustraído y su valor de mercado, pero todavía no se tiene respuesta al correo enviado.

Redes ilegales conectadas

En mayo de este año, la Policía capturó a seis personas ligadas a una banda dedicada a robar combustible del poliducto en Balsa de Atenas. Solo en ese mes Recope reportó pérdidas por $2 millones debido a las sustracciones.

El producto se comercializaba en una gasolinera en San Francisco de Heredia, la cual es propiedad de uno de los detenidos, quien residía en Puriscal, San José.

De la misma manera, en una audiencia realizada el 9 de julio, la Fiscalía Adjunta de Alajuela consiguió que el Juzgado Penal le impusiera un mes de prisión preventiva a un hombre detenido el seis de julio pasado como sospechoso de sustraer combustible del poliducto de Recope, en La Garita.

Además de ese sujeto, de apellidos Solís Sandí, se detuvo a otro sospechoso, apellidado Matarrita Jiménez, contra quien la Fiscalía solicitó las medidas cautelares.

La captura de ambos se efectuó en una finca en Calle Limón de La Garita, en medio de una acción desplegada por el Grupo de Apoyo Operacional del Ministerio de Seguridad Pública, ante una alerta de pérdida de presión y faltante de combustible hecha por la Refinadora.

Esa vez los oficiales encontraron una toma ilegal al poliducto y un camión que había sido robado horas antes en Puntarenas, el cual estaba cargado con seis tanquetas y un estañón llenos de diésel, en apariencia, en estos se almacenó una cantidad superior a los 6.000 litros de hidrocarburos.

Solís Sandí es hijo de un hombre de apellidos Solís Morales, quien fue detenido el 31 de mayo pasado junto a cinco personas más, como sospechosos de practicar la misma modalidad delictiva en el poliducto de La Garita-Barranca.