Katherine Chaves R.. 16 abril

Costa Rica expulsó, el pasado 14 de abril, a un salvadoreño por estar relacionado con grupos conflictivos de su país natal, según confirmó la Dirección General de Migración y Extranjería. También está vinculado con hurtos agravados.

El sujeto fue identificado con los apellidos Argueta Umanzor, sobre quien pesaba una alerta roja emitida por la Policía Internacional (Interpol, por sus siglas en inglés) de El Salvador.

Argueta ostentaba una categoría especial ligada a trabajo en Costa Rica. No obstante, cuando se enteró, el 13 de febrero, que era buscado por las autoridades, se entregó voluntariamente al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Tras su captura, la Policía Judicial coordinó su traslado al Centro de Aprehensión Región Central, en Hatillo.

Ahí se mantuvo hasta este sábado cuando fue llevado, vía aérea, a su país natal. Él fue custodiado por dos oficiales de la Policía Profesional de Migración, quienes lo entregaron a las autoridades salvadoreñas correspondientes.

En El Salvador, será procesado y se expone a una pena de 20 años de privación de libertad.

La expulsión se estableció bajo el ordenamiento jurídico de la Ley General de Migración y Extranjería 8764, según los artículos 186, 215 y 216.

Paralelo a su reubicación, las autoridades le interpusieron un impedimento de entrada a nuestro país por un periodo de 25 años.