Marco Marín. 4 octubre, 2018
El hidrocarburo que intentaron sustraer era Jet A-1, el cual es utilizado en aeronaves. Usualmente cada tanqueta puede albergar hasta 1.000 galones de líquido. Foto: cortesía MSP
El hidrocarburo que intentaron sustraer era Jet A-1, el cual es utilizado en aeronaves. Usualmente cada tanqueta puede albergar hasta 1.000 galones de líquido. Foto: cortesía MSP

Otra toma ilegal de combustible del poliducto de Recope fue descubierta la madrugada de este jueves en un sector conocido como La Calera de San Martín, en el distrito de La Isabel en Turrialba, Cartago.

Así lo confirmó el Cuerpo de Bomberos luego de recibir una alerta sobre una fuga de gasolina a las 00:40. Al llegar al lugar encontraron un camión con nueve tanquetas, cuatro de ellas llenas, pero sin ningún ocupante, informó el supervisor Pablo Montoya.

El derrame, añadió, se produjo por el rebalse de uno de los contenedores.

Pamela Rojas, también supervisora de Bomberos, detalló que en el sitio hallaron una manguera conectada al poliducto, la cual depositaba el combustible en las tanquetas. También en el camión hallaron herramientas y mangueras.

La fuga se controló con el cierre de la válvula conectada al tubo alterado, pero toda la operación tomó unas tres horas.

En apariencia, el hidrocarburo que intentaron sustraer era Jet A-1, el cual es utilizado en aeronaves. Usualmente cada tanqueta puede albergar hasta 1.000 galones de líquido.

De acuerdo con el Registro Nacional, el camión aparece registrado a nombre de un individuo apellidado Azofeifa Cordero. En apariencia el sujeto habría adquirido el vehículo hace mes y medio.

Según Shiony Porras, vocera de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), el derrame no fue cuantioso y se logró controlar de forma rápida. Al lugar se desplazó una cuadrilla de la institución.

Se trata de la segunda toma ilegal de combustible del poliducto detectada en las últimas 24 horas. Este miércoles, la Policía reportó un caso similar en San Rafael de Barranca, Puntarenas.

Con 320 litros

Sin que se conozca si tiene relación con la toma ilegal de Turrialba, esta misma madrugada fue detenido un individuo de apellidos Serrano Cordero, de 41 años, cuando llevaba en su vehículo 320 litros de combustible, distribuidos en 16 pichingas.

La captura se realizó en los alrededores del cementerio de Santa Elena de Juan Viñas, en Jiménez, a unos 17 kilómetros de la toma ilegal.

Según una investigación de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), Recope y la Fuerza Pública, dada a conocer a principios de año, el robo de combustibles del poliducto de Recope generó pérdidas al Estado por ¢1.152 millones durante el 2017.

Últimos casos

Esta es la tercera toma ilegal hallada esta semana. Al menos seis casos se han dado en lo que va del 2018.

Además del caso de Barranca, este martes las autoridades atendieron otra toma ilegal de combustible en el poliducto de Recope en El Coyol de Alajuela, unos 200 metros al este del Hotel Aeropuerto.

El sistema de extracción ilegal fue descubierto gracias a que una vecina reportó la presencia de un charco de combustible cerca de su domicilio. El lugar donde se detectó el combustible está “muy cerca” del punto donde pocos días antes se detectó otra toma ilegal de carburante.

Precisamente, el 25 de setiembre, personal de Recope, Bomberos y la Fuerza Pública atendieron un derrame de combustible en un predio al lado de la carretera Bernardo Soto, donde localizaron una fosa en la que había una tubería del poliducto que presentaba indicios de alteración.

La toma ilegal detectada este jueves en Turrialba no es la primera del año en este cantón de la provincia de Cartago. El pasado 13 de julio oficiales de la Fuerza Pública detectaron un sistema de extracción en la comunidad de Azul, la cual se encuentra en el mismo distrito de La Isabel.

Cerca del sitio las autoridades encontraron un tráiler abanadonado que, se presume, fue utilizado para trasegar hidrocarburos robados. El hallazgo se realizó gracias a la alerta de los vecinos quienes percibieron un fuerte olor a diesel en el lugar.

(Video) Crece robo de combustible a poliducto de Recope

Un mes antes, el 12 de julio, la policía detectó 3.600 litros de diesel robados del poliducto de Recope. El combustible estaba almacenado en la localidad de San Miguel de Batán, Limón.

El hallazgo se registro en la parte trasera de un bar en la ruta 32, donde encontraron una manguera que estaba conectada al poliducto, a unos 100 metros de la propiedad.

El valor del combustible robado se estimó en ¢1,9 millones.

Según una investigación de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), Recope y la Fuerza Pública de principios de año, el robo de combustibles del poliducto de Recope, generó pérdidas al Estado por ¢1.152 millones durante el 2017.

De estos seis casos, las autoridades solo lograron detener a dos sospechosos. Precisamente, fueron el dueño de el bar en Batán quien fue detenido junto con el conductor de un camión que fue detectado ingresando a la propiedad cargado con pichingas plásticas.

¿Impunidad?

La vocera de Recope explicó que en todas las situaciones en las que se han presentado este tipo de hallazgos la insititución ha interpuesto las denuncias respectivas, sin embargo los resultados han sido escasos.

En junio de este año, el Juzgado Penal de Limón dejó libre al empresario Gilbert Bell Fernández, conocido como Macho Coca, y a otras 14 personas, quienes figuran como sospechosas de sustraer combustible de un poliducto de Recope entre noviembre del 2016 y mayo de este 2018.

De acuerdo con las estimaciones de la Refinadora, el perjuicio económico causado por esta banda fue de aproximadamente ¢2.092 millones.

Los hampone excavan hasta la tubería y la perforan para robar combustible.
Los hampone excavan hasta la tubería y la perforan para robar combustible.