Carlos Arguedas C.. 20 septiembre
José Aguilar, director ejecutivo de la Asociación Horizonte Positivo, se encargó de presentar el proyecto este viernes en una actividad en el Hotel Corobicí. Foto John Durán
José Aguilar, director ejecutivo de la Asociación Horizonte Positivo, se encargó de presentar el proyecto este viernes en una actividad en el Hotel Corobicí. Foto John Durán

Un total de 50 mujeres privadas de libertad, próximas a salir de prisión, formarán parte de un novedoso plan de reinserción laboral.

La iniciativa la desarrollarán de manera conjunta el Ministerio de Justicia y la Asociación Horizonte Positivo, una organización sin fines de lucro que agrupa a 81 empresas. El programa fue expuesto este viernes durante una actividad en el hotel Crowne Plaza Corobicí, en San José.

José Aguilar Berrocal, director ejecutivo de Horizonte, dijo que el plan inicia a partir de este momento con la selección de las mujeres, de un total de 75 privadas que obtendrán la libertad en un plazo comprendido entre los próximos 16 a 24 meses.

“Iniciamos con el análisis socioeconómico de las privadas de libertad. También del análisis laboral para saber cuáles puestos podrían ser posibles para ellas. Al tiempo ir articulando todos los apoyos institucionales que se van a requerir y a partir del año siguiente arranca el apoyo en la parte emocional y luego el entrenamiento para el trabajo, la búsqueda de los hijos de ellas y el apoyo para insertarlos al sistema educativo y el acompañamiento para la inserción laboral”, agregó Aguilar.

La idea es que en el último trimestre del 2020 la mujeres se integren al mercado laboral.

Iniciativas similares se espera replicarlas en los próximos años con otras personas privadas de libertad, incluso hombres.

La ministra de Justicia y Paz, Marcia González Aguiluz, dijo que la educación y la ocupación laboral son el puente para superar los círculos de pobreza y violencia y que por tanto se les considera clave para alcanzar una efectiva reinserción social.

"El proceso que iniciarán estas 50 familias, jefeadas por mujeres privadas de libertad, es lo que hemos buscado con este programa que se llama Construyendo Oportunidades: ofrecerle a nuestra población empoderamiento, formación de capacidades y sostenibilidad para salir adelante por sus propios medios”, afirmó la ministra.

Entre tanto la viceministra de Justicia, Viviana Boza Chacón, agregó que este plan se enmarca en un sistema penitenciario humanista, que permita a las personas desarrollar sus capacidades y habilidades por medio de la educación y que además puedan reducir las adicciones.

“Nuestro objetivo es contribuir con el empoderamiento y la formación de la mujer. Queremos fortalecer las oportunidades y el acceso a vías alternativas que faciliten la inclusión social laboral para reducir la reincidencia delictiva y mejorar la calidad de vida”, agregó.

Aspectos relevantes

El proyecto se desarrolla luego de que grupos empresariales identificaron la necesidad de integrar a las personas privadas de libertad, una vez que cumplan la pena, en actividades productivas.

Las mujeres que formarán parte del programa son madres solteras, menores de 35 años. Un 35% no tiene la primaria completa y el 44% recibe un ingreso mensual de ¢100.000 para mantenerse ellas y los hijos.

Una de las preocupaciones es que la mayoría de aspirantes a integrarse al plan tienen problemas de consumo de drogas. Por esa razón, se tiene previsto integrar a las mujeres a un proceso de desintoxicación con la finalidad de evitar que recaigan en el consumo de estupefacientes.

La Asociación Horizonte fue fundada en el 2012 y uno de sus objetivos es consolidar proyectos que brinden oportunidades laborales a las personas que más los necesitan.