Eillyn Jiménez B.. 17 marzo
Los Centros Cívicos por la Paz son espacios de inclusión social dirigidos a población infantil, adolescente y joven en los que se promueve una cultura de convivencia pacífica y se trabaja sobre la prevención de la violencia a través del arte y el deporte. Foto: Alonso Tenorio
Los Centros Cívicos por la Paz son espacios de inclusión social dirigidos a población infantil, adolescente y joven en los que se promueve una cultura de convivencia pacífica y se trabaja sobre la prevención de la violencia a través del arte y el deporte. Foto: Alonso Tenorio

Costa Rica contará con 30 delegaciones policiales y ocho Centros Cívicos por la Paz nuevos, los cuales serán construidos con un empréstito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de $100 millones (casi ¢57.000 millones).

La firma del préstamo se hizo este martes en Casa Presidencial, en Zapote, y según el presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, permitirá “mejorar la efectividad policial en distritos priorizados y reducir los comportamientos delictivos de adolescentes y jóvenes vulnerables a la violencia”.

“Estamos dándole un fuerte impulso a la seguridad ciudadana y a la prevención de la violencia", afirmó el mandatario.

De momento se desconocen los lugares en los que se desarrollarán las edificaciones, ya que para definir esos detalles es necesario que primero los diputados aprueben el crédito.

Por eso, aunque el plazo máximo para el desarrollo de los proyectos es de cinco años, no existe una fecha establecida para su inicio.

Sin embargo, tanto la ministra de Justicia y Paz, Fiorella Salazar Rojas, como el jerarca de Seguridad, Michael Soto Rojas, se mostraron satisfechos por la posibilidad de avanzar en proyectos en sus respectivas carteras con el empréstito.

Distribución

En el caso del Ministerio de Justicia, se destinarán $32,5 millones (poco más de ¢18.000 millones) para el levantamiento de los Centros Cívicos. Actualmente, existen siete de estos en Cartago, Garabito (Puntarenas), Santa Cruz (Guanacaste), Guararí (Heredia), Aguas Zarcas de San Carlos (Alajuela), Desamparados (San José) y Pococí (Limón).

También, del monto asignado para la cartera, se realizará una actualización y fortalecimiento del modelo de prevención en estas estructuras, donde se combate la violencia mediante el arte y el deporte.

La ministra Salazar aseguró que este préstamo es una "posibilidad de seguir transformando vidas y de seguir impulsando con acciones concretas una sociedad más inclusiva, más segura y pacífica”.

En tanto, Seguridad tendrá a disposición $63 millones (casi ¢36.000 millones) para el levantamiento de 30 nuevas delegaciones policiales en sitios estratégicos y otros proyectos vinculados con estas.

Precisamente, se prevé la implementación de programas informáticos interoperables del Sistema de Plataforma Tecnológica de la Fuerza Pública con otras plataformas policiales (no se especificó cuáles), así como una georreferenciación de los delitos.

También se trabajará en la actualización del personal policial en técnicas de análisis criminal, monitoreo de dinámicas delictivas y en estrategias para reforzar la legitimidad policial.

"Desde el primer día de nuestra gestión se han hecho esfuerzos para mejorar las condiciones de nuestros compañeros. Este proyecto suma en esa línea, dotando además de mejor infraestructura y herramientas tecnológicas para seguir avanzando en indicadores que mejoran la seguridad de todos los costarricenses”, explicó Michael Soto.

La construcción de nuevas delegaciones policiales es una prioridad para Seguridad, tanto por brindar mejores condiciones a los oficiales, como para acatar una orden de la Sala Constitucional de noviembre del año pasado, donde se estableció la necesidad de solventar las deficiencias sanitarias y estruturales de 27 delegaciones policiales ubicadas en Guanacaste, Limón, Alajuela, Puntarenas, Heredia y San José.

Los $4,5 millones restantes se invertirán en la administración del proyecto, lo cual incluye evaluaciones y auditorías.

Adicionalmente, se anunció la creación de la Unidad Coordinadora del Programa, que estará adscrita al Ministerio de Justicia y Paz e integrada por representantes de esa cartera y del Ministerio de Seguridad Pública, la cual estará apoyada en una figura de gestor privado.

El representante del BID en Costa Rica, José Ramón Gómez, indicó que la idea es atender a municipios con alta delincuencia, así como modernizar la tecnología y la infraestructura de la Fuerza Pública y extender el alcance de los Centros Cívicos por la Paz.