Por: Carlos Arguedas.   7 marzo
Este es el decomiso de cigarrillos que realizó la Policía de Control Fiscal (PCF) / Foto de PCF
Este es el decomiso de cigarrillos que realizó la Policía de Control Fiscal (PCF) / Foto de PCF

Oficiales de la Policía de Control Fiscal (PCF) decomisaron en Limón 9 millones de cigarrillos que venían de contrabando desde Panamá, informaron este miércoles las autoridades.

La incautación se realizó la mañana del martes cuando revisaron un contenedor que venía en un barco atracado en el muelle Hernán Garrón, en el puerto del Caribe.

Según los responsables de la carga, ellos transportaban "tiliches" y así lo declararon en la importación que recibe la Dirección General de Aduanas. Los artículos venían destinados a ciudadanos asiáticos.

El ilícito cargamento fue valorado en ¢450 millones.

Trabajos de inteligencia de las autoridades, realizados desde hace más de una semana, encendieron las alertas sobre el posible ingreso de productos de manera ilegal a bordo de un barco.

Irving Malespín, director de la Policía de Control Fiscal, informó de que, por este caso, todavía no hay personas detenidas.

Sin embargo, las autoridades sospechan que se trataría de una organización criminal liderada por tres ciudadanos sirios localizados en Panamá –en la frontera con Paso Canoas–, quienes tendrían cómplices costarricenses.

El producto es vendido en negocios a precios más bajas generando una competencia desleal. Fotos de PCF
El producto es vendido en negocios a precios más bajas generando una competencia desleal. Fotos de PCF

Los cigarrillos se hallan todavía en Limón, pero serán enviados a San José esta semana para hacerles la valoración aduanera, determinar la afectación al fisco y , finalmente, incinerarlos.

Monitoreo

Irving Malespín dijo que el trabajo de inteligencia les reveló que la mercancía, ellos no sabían que eran cigarrillos, había sido embarcada en China con destino a Puerto Colón, en Panamá, y de ahí la enviarían a Limón.

"La sospecha era que traía mercadería de riesgo. Una vez que el barco atracó separamos el contenedor y al revisarlo encontramos esta enorme cantidad de cigarrillos", agregó.

El contenedor trasladaba 1.037 bultos, de los cuales, 400 contenían cigarros de las marca Silver Elephant y 500 eran de la marca Golden Deer.

Los restantes 137 bultos eran de mercadería variada como jarrones, pizarras y otros conocidos por los comerciantes como "tiliches", según la información que presentan a Aduanas.

Los cigarrillos venían en un contenedor que transportaba una barco que llegó a Limón procedente de Colón, Panamá. Fotos de PCF
Los cigarrillos venían en un contenedor que transportaba una barco que llegó a Limón procedente de Colón, Panamá. Fotos de PCF

Malespín agregó que este caso fue puesto en conocimiento del Ministerio Público para que se haga cargo de las investigaciones, pues se trata del delito de contrabando que es penado con cárcel de 3 a 15 años.

El jefe policial manifestó que en los últimos tres años se han desarticulado varias organizaciones que se dedicaban al contrabando; sin embargo, no se descarta que algunos de los miembros de aquellas bandas estén ligados a este nuevo alijo.

Por su parte, Leonardo Salas, viceministro de Ingresos del Ministerio de Hacienda, dijo que este tipo de comercio ilícito implica un perjuicio muy grande para el país, pues primero el fisco deja de percibir ingresos y luego hay una competencia desleal contra empresas que venden estos productos legalmente.

Durante el 2017, en total fueron decomisados 29.249.959 cigarrillos de contrabando, según informó el Ministerio de Hacienda.