Por: Carlos Arguedas C. 10 octubre, 2012

El Juzgado Penal de San Joaquín de Flores, Heredia, dictó ayer cuatro meses de prisión preventiva a una pareja por la supuesta explotación laboral de una joven de 16 años.

La decisión la adoptó contra un hombre y una mujer, de apellidos Jinfeng y Qiayan, respectivamente, sospechosos del delito de trata de personas, informó la oficina de prensa del Poder Judicial.

Los sospechosos son los propietarios de un supermercado en San Juan de Santa Bárbara, donde la ofendida trabajaba.

Durante las pesquisas que realizaron, junto con el Ministerio Público, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se determinó que la menor laboraba 17 horas por jornada, todos los días de la semana.

Por semana, se informó, tenía que trabajar 119 horas, cuando la ley establece que un menor de edad, mayor de 15 años, solo puede laborar 36 horas semanales.

La menor vivía en un cuarto, en la parte trasera del supermercado. Según el informe policial, la habitación no tenía las condiciones necesarias para habitarla.

La Fiscalía entregó a la menor al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) para que se hiciera cargo de la joven, y ayer, en compañía de una traductora, fue trasladada hasta el Complejo de Ciencias Forenses, en Heredia, donde procedieron a realizarle exámenes médicos para determinar su estado de salud.