Hugo Solano C.. 3 septiembre
Un tatuaje en forma de la cara de un lobo con tintas verde y negra en la parte interna del antebrazo izquierdo puede ayudar a dar con uno de los fallecidos dentro del Toyota, cuyos ocupantes se enfrentaron a la Policía el domingo en Lepanto, cerca de la avioneta siniestrada. Foto: Cortesía OIJ.
Un tatuaje en forma de la cara de un lobo con tintas verde y negra en la parte interna del antebrazo izquierdo puede ayudar a dar con uno de los fallecidos dentro del Toyota, cuyos ocupantes se enfrentaron a la Policía el domingo en Lepanto, cerca de la avioneta siniestrada. Foto: Cortesía OIJ.

La investigación en torno a la avioneta con droga que se desplomó el domingo en Nandayure de Guanacaste sigue con varias incógnitas que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) trata de dilucidar, entre ellas la identidad de cuatro de los seis fallecidos.

Están pendientes de identificar los dos ocupantes de la aeronave y dos de los cuatro hombres que perdieron la vida en un vehículo que se estrelló luego de una persecución con la Policía.

Dos tatuajes en los brazos de una de las víctimas que pereció de ese carro, podrían ayudar a dar con la identidad del sujeto en las próximas horas.

En la parte interna del antebrazo izquierdo el hombre tiene tatuada la cara de un lobo. Es de color verde y negro.

Ese mismo hombre presenta en el brazo derecho, a la altura del músculo deltoides, donde se suelen poner las vacunas, una leyenda.

“... a los que están y no a los que se van. No hay silencio que dios (sic) no entienda, ni tristeza que él no sepa, no hay amor que él ignore”, dice parte de lo que se puede leer en ese tatuaje.

De momento la Policía Judicial pide a quienes tengan informes sobre la persona de los tatuajes llamar a la línea confidencial 800-8000-645 del OIJ.

Los primeros dos hombres identificados por ese caso fueron Sebastián Aristides Mojarret Solís, de 50 años y vecino de Guanacaste, así como Luis Gerardo González Chacón, de 33 años, vecino de Lepanto, Puntarenas.

Este martes la Policía Judicial informó de que otro de los fallecidos sería el dueño registral del Toyota Fortuner dorado, cuyos ocupantes se enfrentaron a tiros con oficiales de Guardacostas que los seguían en una patrulla.

El carro aparece inscrito a nombre de un sujeto de apellidos Alfaro Gutiérrez, de 54 años, vecino de Pérez Zeledón.

Los cuatro fallecidos dentro del carro que se volcó tenían impactos de bala en diferentes partes del cuerpo y dentro de ese carro el OIJ decomisó un revólver calibre 22 y municiones.

El fallecido tatuado en el antebrazo izquierdo con una cara de lobo, tiene en el brazo derecho otro con una leyenda. El OIJ pide ayuda para identificarlo y tratar de esclarecer el caso de la narcoavioneta de Nandayure. Foto: OIJ.
El fallecido tatuado en el antebrazo izquierdo con una cara de lobo, tiene en el brazo derecho otro con una leyenda. El OIJ pide ayuda para identificarlo y tratar de esclarecer el caso de la narcoavioneta de Nandayure. Foto: OIJ.

Los agentes del OIJ siguen con las investigaciones para tratar de determinar la procedencia de la aeronave, la identidad de los dos ocupantes que quedaron sin vida a un lado de la estructura quemada y buscan rastros de dos ocupantes del carro que al parecer huyeron heridos entre potreros.

La avioneta se precipitó, al parecer, por el sobrepeso de la droga que cargaba y que se quemó casi en su totalidad. El director del OIJ explicó el lunes que lograron rescatar un kilo de cocaína que no fue alcanzado por las llamas. También dijo que, como lo establece el protocolo, decomisaron las armas de los oficiales de Guardacostas.

(Video) Siguen en fuga dos sujetos relacionados con narcoavioneta en Guanacaste

La hipótesis más fuerte de la Policía indica que la droga fue cargada en la pista privada de una empresa que aparentemente no tiene ninguna relación con los hechos y que ha colaborado con las autoridades en el proceso de investigación.

Prisión preventiva por otra avioneta

Paralelo a lo ocurrido en Guanacaste, cuatro hombres descontarán tres meses de prisión preventiva, como sospechosos de tráfico internacional de drogas con fines de distribución y comercialización.

Ellos están relacionados con los hechos ocurridos entre la noche del sábado y la madrugada del domingo en una finca de palma aceitera en Palmar Sur de Osa, donde la Policía capturó a estos individuos, luego de que, al parecer, trataron de enterrar una aeronave narco que habría sufrido daños durante el aterrizaje.

Se presume que la avioneta sirvió para dejar un cargamento de droga en esa región de la zona sur.

Según un comunicado de la Fiscalía, el Juzgado Penal de Osa acogió la solicitud del Ministerio Público e impuso la medida preventiva durante una audiencia que finalizó a medianoche del lunes.

Los sospechosos son de apellidos Gutiérrez Navarrete, Amy Cardona (ambos extranjeros), Sánchez Pérez y Zamora Alvarado.

Los tres primeros fueron detenidos el 31 de agosto, cuando se encontraban a bordo de un carro en Finca 20, en Palmar Sur, el otro sujeto fue capturado la mañana del domingo, en el mismo lugar, cuando se ocultaba en la maleza.

La avioneta que realizaba un vuelo ilegal fue descubierta en Osa. La Policía llegó cuando la estaban enterrando. Foto: Alfonso Quesada.
La avioneta que realizaba un vuelo ilegal fue descubierta en Osa. La Policía llegó cuando la estaban enterrando. Foto: Alfonso Quesada.

La información preliminar de esa entidad revela que Sánchez y Zamora habrían hecho una fosa para enterrar la droga; sin embargo, ante lo sucedido a la avioneta, intentaron ocultarla en la fosa.

Luego de que se realizaran algunas pruebas con perros adiestrados en la avioneta y el carro de los detenidos, se logró ubicar rastros de droga.

Un informe de parte de autoridades colombianas indicaba que la avioneta matrícula HK4567, había salido de ese país de forma irregular y que aparentemente contenía droga.

Ante la alerta, se informó a la Policía de Control de Drogas y una patrulla de Fuerza Pública observó la avioneta a poca altura, la cual estaría aterrizando en Finca 20, por lo que se trasladaron a la zona y detuvieron a los sospechosos.

El caso continúa en investigación bajo la causa 19-000558-0454-PE.