Eillyn Jiménez B.. 12 noviembre
Oficiales de la Fuerza Pública encontraron 50 frascos de ketamina dentro de un bus abandonado. Foto: MSP para LN
Oficiales de la Fuerza Pública encontraron 50 frascos de ketamina dentro de un bus abandonado. Foto: MSP para LN

Luego de evadir un retén policial, el conductor de un autobús que transportaba 50 frascos de ketamina prefirió dejar el vehículo y su mercancía en una propiedad para huir a pie.

El hecho ocurrió el pasado viernes, por la noche, durante un operativo realizado por la Fuerza Pública en La Cruz, Guanacaste.

Según un reporte emitido este lunes por el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), el bus se dedicaba al transporte de encomiendas y salió del sector fronterizo de Peñas Blancas.

“Tras revisar el compartimento de equipaje del autobús, los oficiales de la Fuerza Pública dieron con 50 frascos de ketamina, por lo que se procedió a realizar un acta de hallazgo del producto, el cual fue remitido a las autoridades sanitarias para su destrucción”, precisó Seguridad en un comunicado de prensa.

Según esa cartera, el control policial tenía como objetivo detectar el tráfico de mercancías ilegales.

Los expertos afirman que la ketamina, regularmente traída desde Nicaragua, es conocida como “gato”, en el mercado de las drogas y además, es altamente adictiva, alucinógena y de bajo costo.

Un gramo de esta sustancia, anestésica y alucinógena, posee un valor aproximado de ¢5.000, de acuerdo con el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD).

La droga, también utilizada en la medicina veterinaria, tiene un efecto que puede durar de dos a cuatro horas, según la dosis.

Especialistas afirman que, a corto plazo, la ketamina puede generar problemas en el sistema digestivo, náuseas y taquicardia, pero un mayor consumo puede dejar secuelas como problemas de memoria y ansiedad.