Yeryis Salas. 15 abril

Policías descubrieron 1,4 toneladas de cocaína ocultas en un contenedor, este domingo en el muelle de Moín, en Limón.

La Armada de Colombia, que colaboró en el decomiso, anunció que el cargamento pertenecía al Clan del Golfo, uno de los mayores carteles de Colombia, el cual “cuenta con contactos en varios puertos de Centroamérica y Europa hacia donde efectúan sus envíos de estupefacientes”.

Oficiales de la Policía Control de Drogas (PCD) encontraron la carga en 1.429 paquetes de un kilo cada uno, en varias bolsas ubicadas en un contenedor supuestamente vacío.

El Ministerio de Seguridad reportó que la ruta del contenedor incluía las islas Martinica y Guadalupe, el puerto de Turbo, en Colombia, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Luego del paso por Centroamérica, el buque mercante llegaría a Europa, según la fuerza naval colombiana.

“Se estima que el valor de este cargamento en el mercado negro internacional es de más de $100 millones, cifra que gracias a esta operación no ingresará a las arcas de este grupo ilegal”, informó la Armada de Colombia.

Otros decomisos

La entidad colombiana también participó en la captura de una lancha con tres personas, 600 kilos de cocaína y 14 kilos de marihuana, el 17 de marzo en las costas de Limón.

Asimismo, el pasado 24 de marzo la PCD halló 200 kilos de cocaína en un doble forro de un contenedor que llegó a Moín desde Colombia.

Otros grandes decomisos de esta droga en el año han sido las 1,2 toneladas incautadas el 1.° de marzo en una lancha en el Pacífico sur, así como los 1.461 paquetes detectados el 3 de marzo, con un kilo cada uno, en playa Escondida de Quepos, en Puntarenas.

En esa ocasión, oficiales del Servicio Nacional de Guardacostas arrestaron a tres hombres.

Dos días después, a 170 kilómetros de Golfito, se encontraron 1.500 paquetes. Además, ese mismo día, cerca del muelle de Quepos, las autoridades interceptaron un barco pesquero con 1.200 kilos en sus bodegas.