Carlos Láscarez S.. 1 febrero

Un chofer de bus costarricense de apellido Solís Monge, de 36 años, fue detenido por la Policía de El Salvador, luego de que intentó quemar una carga de cocaína, que al parecer llevaba oculta en uno de los maleteros, indicó la Policía Nacional Civil (PNC).

La detención del conductor, quien labora para una companía autobusera que ofrece servicios a Centroamérica, ocurrió en la frontera El Amatillo, en el municipio de Pasaquina, departamento de La Unión, según publicación del diario La Prensa Gráfica.

Un agente de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil buscó evidencias en el compartimiento que usaba el conductor. Foto PNC
Un agente de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil buscó evidencias en el compartimiento que usaba el conductor. Foto PNC

De acuerdo con la PNC, el cargamento estaba distribuido en ‘cinco paquetes rectangulares’ de cocaína y estaba alojado en el compartimiento de este. La droga decomisada tenía un peso de cinco kilogramos y valorada en $125.000 (unos ¢76 millones).

De acuerdo con la página oficial del Tribunal Supremo de Eleccciones (TSE), el chofer es oriundo de San Joaquín de Flores, Heredia y padre de tres hijos menores.

Las autoridades policiales agregaron que, antes de hacer el hallazgo, tanto el chofer como su copiloto al parecer intentaron borrar la evidencia al prenderle fuego al bus.

Sin embargo, agregaron que el personal policial logró sofocar el incendio y efectuó el registro a través de dos perros expertos en detección de drogas, uno de los cuales confirmó la presencia de la cocaína en el bus.

Al notar la presencia policial, el copiloto escapó de la escena, por lo que es buscado. En el caso de Solís Monge será acusado por el delito de tráfico internacional de drogas.