Édgar Chinchilla, corresponsal GN, Yeryis Salas. 28 marzo
La Policía Judicial allanó viviendas en Aguas Zarcas de San Carlos para dar con sospechosos de tráfico de drogas.
La Policía Judicial allanó viviendas en Aguas Zarcas de San Carlos para dar con sospechosos de tráfico de drogas.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de San Carlos, en conjunto con la Fiscalía, desarticuló este jueves una banda aparentemente dedicada a la venta de drogas en el distrito de Aguas Zarcas de San Carlos.

Las autoridades realizaron siete allanamientos simultáneos en diferentes puntos de dicho distrito y detuvieron a siete personas.

Entre los detenidos está el señalado como líder de la banda, un hombre de apellidos López Ocampo, de 31 años, conocido con el alias de Coco.

Además detuvieron a su compañera sentimental, de apellidos López Araya, de 31 años.

Los otros detenidos son de apellidos Castro, de 31 años; Cambronero (27), Álvarez (65), Tellez (35) y López (62), este último es el padre del presunto líder.

Una fuente judicial informó de que el grupo tenía cerca de dos años de operar y los investigaban desde hace un año.

Además, en la pesquisa se demostró que comercializaban cocaína, marihuana, crack y éxtasis.

El grupo vendía en algunas de sus casas y en puntos específicos de la comunidad, como las inmediaciones de la plaza y el templo católico. También actuaba bajo la modalidad express, ya que uno de los detenidos era taxista pirata.

Se estima que sus ganancias eran de más de ¢1 millón por día.

(Video) Allanamientos del OIJ en Aguas Zarcas de San Carlos

El director del OIJ, Walter Espinoza, detalló que los mismos clientes informaron a las autoridades de que el líder de la organización los amenazaba y agredía si había deudas pendientes.

Algunos miembros tenían antecedentes por venta de droga, resistencia, robo agravado y violencia doméstica.

“Los vecinos de la zona se habían quejado por el aumento de la incidencia delictiva en el lugar, por la detección y aumento de consumidores en el sitio, lo que estaba provocando un clima de inseguridad y problemas”, declaró Espinoza.

En los allanamientos, en los que participaron más de 100 agentes judiciales, decomisaron droga y ¢500.000 en efectivo, al parecer producto de las ventas; además de teléfonos celulares que los imputados habrían utilizado como parte de la operación delictiva.

También el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) estuvo presente en el operativo, ya que detrás de la casa de López había encerrados unos 40 gallos de pelea.

Las siete personas quedaron a la orden de la Fiscalía de San Carlos, donde serán indagados en el transcurso del día.

El OIJ todavía busca a un octavo sospechoso, quien se espera sea aprehendido en las próximas horas, indicó Espinoza.