Katherine Chaves R.. 27 septiembre
Los agentes de la PCD localizaron la droga oculta en la pared del fondo de área de refrigeración de cada uno de los vagones. Foto: Cortesía del MSP
Los agentes de la PCD localizaron la droga oculta en la pared del fondo de área de refrigeración de cada uno de los vagones. Foto: Cortesía del MSP

Unos narcos intentaron enviar desde Moín de Limón al puerto Antwerp, en Bélgica, poco más de media tonelada de cocaína, la cual camuflaron en cuatro contenedores cargados de bananos de exportación.

Sin embargo, la Policía de Control de Drogas del Ministerio de Seguridad Pública detectó las situaciones irregulares y, por ello, entre el sábado y el domingo, interceptó los contenedores para su respectiva revisión.

Según el comunicado enviado por las autoridades, los contenedores fueron pasados a los escáneres, ubicado en el muelle de Moín. Luego, los agentes realizaron la revisión minuciosa, en donde localizaron la droga oculta en la pared del fondo de área de refrigeración de cada uno de los vagones.

En total, incautaron 127 paquetes en un primer contenedor; 126, en el segundo; 127, en el tercero y 126 en el cuarto. En total, son 506 envoltorios con un peso aproximado de un kilogramo, cada uno.

Con esta acción policial, el Ministerio de Seguridad indicó que el decomiso de cocaína en contenedores llegó este año a casi diez toneladas, distribuidas en 13 vagones.

La situación preocupa a las autoridades sobre todo porque en todo el año anterior dichas incautaciones significaron sacar del mercado cuatro toneladas, que estaban ocultas en ocho contenedores.

Es decir, en nueve meses de este año se duplicó lo del 2019.

Ahora el caso pasa a manos de las autoridades para determinar quién tenía el objetivo de mandar esta mercancía a Europa y, eventualmente, sentar las responsabilidades del caso por tráfico internacional de drogas.