Juzgado acogió solicitud de Fiscalía y lo remitió a prisión preventiva

 21 agosto, 2014

El Tribunal de Flagrancias de San José dictó 15 días de prisión preventiva contra el mexicano de apellidos Riverson Castillo, detenido ayer miércoles en Cañada del Sur de San José por transporte de drogas y portación ilegal de armas en perjuicio de la Seguridad Común y la Salud Pública.

El encartado fue detenido por medio de un retén y portaba 6 armas de fuego y medio kilo de marihuana, artículos y droga que fueron decomisados por agentes del Organismo de Investigación Judicial.

El debate está señalado para el 1.° de setiembre a las 8:30 a. m. en el Tribunal de Flagrancias del I Circuito Judicial de San José.

Las armas incautadas son cuatro pistolas, una escopeta y un arma automática de fabricación israelí.

Se encontró una de la marca Sigsahuer, cuyo guardamonte (pieza de metal colocada en la caja sobre el disparador) tenía los números visibles que coinciden con un arma robada el año pasado a un agente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Una de las pistolas decomisadas fue robada a un agente judicial en una parada de buses de Curridabat.
Una de las pistolas decomisadas fue robada a un agente judicial en una parada de buses de Curridabat.

El asalto ocurrió el 11 de setiembre en una parada de buses en Curridabat, cuando desconocidos despojaron de sus pertenencias a las personas que se encontraban en el sitio, entre ellas el agente judicial. Por esta razón, a Riverson se le atribuye el delito de receptación.

La Fiscalía de Flagrancia confirmó que el imputado no tiene antecedentes penales y que coordina con las autoridades migratorias nacionales para conocer detalles sobre la permanencia del extranjero en el país, quien está nacionalizado por haber contraído matrimonio con una costarricense.

La Fiscalía solicitó una pericia al Departamento de Control de Armas y Explosivos para que determine si las pistolas decomisadas están o no alteradas. En caso de que lo estuvieran, variará el delito atribuido al extranjero por presunta alteración de señas y marcas.

La marihuana que se le decomisó fue enviada a la sección de química analítica del Complejo de Ciencias Forenses, para que se confirme el grado de pureza de la sustancia, y para que se determine la cantidad de cigarrillos que pueden elaborarse con la cantidad de capullos decomisados.

(Información actualizada a las 6:40 p. m.)