Carlos Arguedas C., Reiner Montero. 9 septiembre
Durante los allanamientos se decomisaron un total de ¢7,5 millones en efectivo, lo cual es una muestra de las altas ventas del grupo. Foto: Cortesía de Ministerio Público.
Durante los allanamientos se decomisaron un total de ¢7,5 millones en efectivo, lo cual es una muestra de las altas ventas del grupo. Foto: Cortesía de Ministerio Público.

El Juzgado Penal de Matina envió durante seis meses de prisión preventiva a 21 vecinos del ese cantón limonense mientras se les investiga como sospechosos del delito de tráfico de drogas y a dos de ellos, por un delito de homicidio calificado.

La decisión la comunicó el juez Greivin Marchena a las 00:30 a.m. de este domingo al concluir una audiencia de fijación de medidas cautelares que había comenzado el jueves anterior, pero que se extendió debido a la gran cantidad de sospechosos.

La diligencia judicial se realizó por razones de seguridad en los Tribunales de Limón y no en el Juzgado de Batán, Matina, el cual no tiene las condiciones para mantener a un grupo tan numeroso de detenidos,

Esta organización desarticulada el martes anterior, es denominada como una narcofamilia (pues la maneja un núcleo familiar), pero cuenta con una gran cantidad de colaboradores.

El líder del grupo es un hombre de apellidos Martínez Martinez, de 57 años, y quien en la actualidad está preso precisamente por dos causas diferentes por narcotráfico había informado el Ministerio Público. Ahora se le suma este nuevo proceso.

Luego del arrestó de ese sujeto, conocido con el alias de Chancha, el mando lo asumieron dos de sus hijos de apellidos Martínez Buenos.

Además contaban con la colaboración de 18 personas que desempeñaban diversos cargos en la banda. El Ministerio Público los identificó como de apellidos Dixon Buenos, Martínez Picado (mujer), Gómez Buenos (mujer), Martínez Espinoza, Víctor García, Ulloa Cordero, Céspedes Ulloa, Villalobos Salazar, Ulloa Cordero, Rivera Rivera, Porras Castillo, Leal Hernández, Hernández Chaves, Cárdenas Jiménez, Ramírez Villegas, Ruiz Aguilar, Jiménez Angulo y Williams Rodríguez.

En cuanto a los implicados en el homicidio se trata de Martínez Bueno, de 26 años y el apellidado Víctor García (no se informó la edad).

A estos hombres, junto con una mujer de apellido Bueno que murió de causa natural durante la investigación, se les atribuye ordenar la muerte de un miembro del grupo por, presuntamente, facilitar a la policía información de que cómo funcionaba a la actividad delictiva.

La víctima en este caso fue Wilbert Hernán Bustos Rodríguez. Este hombre fue atacado el 9 de junio del 2017 en una gallera en barrio María Agüero de Batán. Murió en la clínica de Batán, luego de que recibió un balazo en la espalda.

La Fiscala General de la República, Emilia Navas, informó el día en que desarticularon el grupo, que durante el operativo de captura se decomisaron ¢7,5 millones en efectivo, seis armas de fuego, cinco revólveres y una pistola, así como cerca de 460 gramos de marihuana.