Hugo Solano C.. 20 octubre, 2015

Un campamento oculto entre la montaña de Suerre en Jiménez de Pococí, Limón, y con helipuertos clandestinos fue descubierto por las autoridades policiales del Ministerio de Seguridad Pública.

Se relaciona con la ruta que seguían los helicópteros presuntamente vinculados al narcotráfico y los cuales fueron observados meses atrás en la zona.

Oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD) se adentraron en una zona montañosa y -tras horas de caminata- localizaron un campamento debidamente equipado y con varios helipuertos en Pococí.

Estaba escondido entre la naturaleza y tenía un sarán colocado sobre la construcción para no ser observado desde el aire.

Según las autoridades de Seguridad Pública, este campamento tiene un aparente vínculo a los helipuertos clandestinos, ya que se supone era usado para descansar y esperar alguna orden para realizar el movimiento de drogas. Esto debido a que estaba cercano a la ruta utilizada por los helicópteros observados meses atrás.

infografia
La construcción en lo profundo de las montañas de Jiménez de Pococí, estaba bien dispuesta para la sobrevivencia de grupos. MSP para GN

Parte de las acciones policiales en cuanto a la posible existencia de dichos helipuertos y de los helicópteros que usaban como ruta de paso el Caribe, obligaron a los sospechosos a efectuar cambios.

Al llegar la Policía a Suerre localizó el campamento abandonado. Ahí encontraron una manguera que daba desde la infraestructura hasta una quebrada a partir de la cual se abastecían de agua.

Como parte de la infraestructura dicho campamento contaba con un comedor, cuatro cuartos, camas, servicios sanitarios, duchas y lavatorios. Las puertas y ventanas eran construidos con madera de alta calidad.

Los oficiales de la PCD y de la Fuerza Pública local ubicaron dentro de la construcción ropa tipo fatigas camufladas, alimentos ocultos dentro de recipientes plásticos (café, azúcar, sal y arroz), así como el manual de funcionamiento de una planta eléctrica, entre otros. Con todos esos elementos, el lugar estaba dispuesto para ser utilizado nuevamente.

Para llegar a la finca donde se ubica el campamento hay que caminar horas en montaña, dicho terreno es propiedad de un hombre que dijo desconocer de dicha construcción y que obtuvo ese terreno cuando le fue heredado al fallecer su padre.

Personal del Servicio de Vigilancia Aérea también participó en el operativo.