Hugo Solano C.. 4 octubre
Una acción interpolicial en aguas del Pacífico, cerca de la Isla del Coco, permitió dar con una tonelada de cocaína que iba en un barco. Foto: Cortesía OIJ.
Una acción interpolicial en aguas del Pacífico, cerca de la Isla del Coco, permitió dar con una tonelada de cocaína que iba en un barco. Foto: Cortesía OIJ.

La tarde de este jueves llegaron a Golfito cuatro hombres con edades entre los 22 y 44 años, que cayeron el lunes pasado en las cercanías de la Isla del Coco con 1.004 kilos de cocaína en el barco que tripulaban.

Un fragata de Estados Unidos, que es parte del convenio de patrullaje conjunto entre esa nación y la nuestra, alertó sobre un navío sospechoso y fue así como el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Corredores coordinó con Guardacostas del Ministerio de Seguridad para interceptar la lancha.

De acuerdo con Esteban Obando, jefe regional del OIJ, la revisión permitió dar con 50 bultos donde venían los paquetes.

Obando dijo que los detenidos son vecinos de Golfito e iban a bordo de la embarcación Capitán Bismark, con matrícula costarricense.

Los hombres son tres ticos de apellidos González Bonilla, de 22 años; Castillo Alvarado (37) y Méndez Robles (44) y el nicaragüense Chavarría Lester (38).

Todos quedaron a la orden de la Fiscalía Adjunta de Corredores, entidad donde la tarde de este viernes se desarrollaba la audiencia de solicitud de medidas cautelares.

Los informes del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) revelan que la única lancha con ese nombre es la matrícula P-9781, la cual está con licencia al día y la última vez que solicitó diésel a precio preferencial fue el 14 de abril. Esa vez cargó 11.360 litros.

La embarcación está inscrita a nombre de un golfiteño de apellido Carrillo, a quien se la traspasó una sociedad anónima en el 2014. Tiene autonomía para adentrarse en altamar y permiso para pescar grandes pelágicos como dorado, marlin y tiburón.

Golpes repetidos

Otra lancha había sido detenida en el Pacífico sur cinco días (el 25 de setiembre) con 660 kilos de cocaína.

El hecho se produjo a 240 kilómetros de cabo Matapalo, en la península de Osa, en Puntarenas. Se presume que esa nave se dirigía a Guatemala o México para entregar el estupefaciente.

Esa vez se detuvo a tres costarricenses de apellidos Centeno Hernández, Medina Azofeifa y Cabrera Granda.