Carlos Arguedas C., Eillyn Jiménez B.. 20 junio
El OIJ desarticuló una banda narco en San Ramón. Foto: OIJ para LN
El OIJ desarticuló una banda narco en San Ramón. Foto: OIJ para LN

Cerca de ocho operativos planificados para identificar y desmantelar a una narcofamilia en San Ramón de Alajuela fueron frustrados, supuestamente, por un oficial de la Sección de Cárceles del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), quien suministró información a los sospechosos.

El dato lo reveló este jueves por la mañana Juan Pablo Calvo Salas, jefe de la Policía Judicial de San Ramón, luego de la captura del funcionario judicial y de otras cinco personas, que son miembros de la narcofamilia. Una sexta persona implicada ya está presa por otro crimen.

El agente, de apellidos Rodríguez Rodríguez, de 27 años, labora en el Poder Judicial desde el 2012. Comenzó como funcionario interino y desde hace cuatro años tiene una plaza en propiedad.

Juan Pablo Calvo dijo: "Es preocupante la situación, por un lado la impunidad que se pueda generar, más aún lo que nos inquieta es que compañeros se vean expuestos a un grupo criminal que está esperando, pues los están alertando de que el OIJ va a allanarles.

“Es frustrante que no se encuentre indicio alguno en el operativo, pero lo que más me llena de angustia es que algún compañero pudo salir muerto cuando intervino en algún allanamiento, del cual el grupo criminal ya había sido alertado”.

El jefe policial no quiso ahondar sobre cómo se enteraba Rodríguez de las acciones policiales, pues argumentó que la investigación aún está abierta. El oficial de Cárceles fue arrestado en su casa en San Isidro de San Ramón.

El oficial de la Sección de Cárceles del OIJ fue detenido en San Isidro de San Ramón. Foto cortesía del OIJ
El oficial de la Sección de Cárceles del OIJ fue detenido en San Isidro de San Ramón. Foto cortesía del OIJ
Poderoso grupo

Respecto a la desarticulación de la narcofamilia, la investigación del caso inició hace año y cuatro meses.

Se trata de una organización que vendía crack, marihuana y cocaína en San Ramón y distribuían narcóticos a subgrupos que operaban en Naranjo y Palmares. Además, eran los proveedores de droga del Centro de Atención Integral (CAI) de Puntarenas. La venta a lo interno la efectuaban por medio de un reo que descuenta prisión preventiva por un homicidio.

"Durante la investigación logramos identificar a los integrantes de la banda que distribuía droga de manera express y que también comercializaba los estupefacientes en bares, licoreras y parques públicos de la zona.

“Los allanamientos de este jueves nos permitieron capturar a los sospechosos del grupo”, informó este jueves en la mañana, Gerald Campos, director interino del OIJ.

El líder del grupo es un hombre de apellidos Fernández Fernández, de 50 años, quien presenta antecedentes por agresión. Él actuaba junto con su esposa, apellidada Vargas García (47), y un hijo de ambos (Fernández Vargas de 30) con antecedentes por daños.

Una mujer Sandoval Sánchez, de 40 años, un hombre Ledezma Rodríguez, de 35 y un privado de libertad de la cárcel de Puntarenas, apellidado Chacón Chacón de 42, colaboraban con el grupo.

"Se trata de una organización fuerte (...) realmente ellos colocaban una cantidad importante de drogas. Hoy les decomisamos casi dos kilos de marihuana, 80 piedras de crack bastante grandes, 100 gramos de cocaína, varios teléfonos y un Toyota Hilux de un modelo muy reciente, ahondó Juan Pablo Calvo.

"Esos hallazgos nos podrán decir después de un análisis, cuánta droga podrían comercializar. Nosotros podemos calcular que vendían varios cientos de miles de colones semanales. Andan similar a lo que venden en San José (un búnker en la capital comercializa entre ¢700.000 a ¢1 millón al día).

“El líder es un sujeto muy conocido en San Ramón que ya tenía varios años de estar jactándose, en los diferentes bares, de que era intocable. Que era una persona que no se le llegaba. Bueno aquí está el resultado. Es una narcofamilia. Se le detuvo como el líder, a la esposa, el hijo mayor y vecinos”.

También, para tratar de evadir la acción de las autoridades, la familia no tenía un domicilio fijo y cada tres meses cambiaban de casa. Lo que hacían era alquilar viviendas.

Fernández y su esposa fueron arrestados en una vivienda en Cáritas de San Ramón. En es lugar el imputado tenía un galerón en el cual simulaba trabajar como mecánico.

Lo detenidos fueron trasladados al Ministerio Público de San Ramón para su indagatoria.

Información actualizada a las 4:55 p. m. con más datos.