Katherine Chaves R., Carlos Arguedas C.. 22 septiembre
El italiano, de 74 años, es requerido por el gobierno de su país. Foto: Cortesía OIJ.
El italiano, de 74 años, es requerido por el gobierno de su país. Foto: Cortesía OIJ.

El italiano detenido en julio anterior en Costa Rica por supuestos nexos con una organización criminal de Calabria, Italia, ya no descontará más prisión preventiva.

En su lugar, el sujeto estará bajo arresto domiciliario con monitoreo electrónico por los próximos dos meses, según confirmó la oficina de prensa del Poder Judicial ante una consulta de La Nación.

El imputado en este caso es Franco D’Agapiti, de 74 años, nacido en Roma, Italia, y que en nuestro país es copropietario del hotel casino Amapola, ubicado en Jacó.

Justo fue en ese distrito puntarenense donde fue detenido porque, según un reporte de la Policía Internacional en Francia (Interpol, por sus siglas en inglés), D' Agapiti es presuntamente representante del clan Belloco, un subgrupo de la 'Ndrangheta, que es una poderosa organización criminal de Calabria.

Ese cuerpo policial aseguró en un comunicado de prensa que su papel en nuestro país era “facilitar el envío de cocaína hacia Italia, utilizando su red y hotel para proporcionar apoyo logístico a las personas visitantes del clan”.

En aquel momento, se indicó que permanecería detenido hasta que el gobierno italiano oficializara la gestión de extradición.

El Juzgado Penal de Quepos, entonces, le impuso dos meses de prisión preventiva, la cual vencía el 23 de setiembre. No obstante, días antes de su vencimiento y en una nueva audiencia, el Tribunal Penal de Quepos tomó la decisión de variar la medida de contención.

“Se ordenó el cambio de medida cautelar por arresto domiciliario con monitoreo electrónico por el plazo de dos meses, a solicitud del Ministerio Público y con base en el criterio médico legal, la salud del imputado se comprometería por tener varios factores de riesgo de contraer la covid-19”, indicó el Poder Judicial en un correo electrónico.

Sobre la extradición, José Miguel Villalobos, abogado del foráneo, confirmó que ya Italia envió toda la documentación pertinente.

“Ahora el Tribunal deberá revisar si considera que falta algo o no. En caso de que no, nos da audiencia a la Defensa, a la Fiscalía y a la Procuraduría para que cada uno exponga sus argumentos de si procede o no y luego resuelve. En todo caso, lo que se resuelva tiene recurso de apelación”, indicó Villalobos.

¿Por qué es requerido?

En una entrevista brindada semanas atrás, la defensa del foráneo explicó que la extradición se está pidiendo no por el supuesto vínculo con el clan criminal, sino por una presunta tentativa de tráfico de drogas.

"Se indicó que el gobierno de Italia lo pide en extradición porque, supuestamente, pertenece a una mafia calabresa con tentáculos en Albania y en Argentina y en otros países. Absolutamente falso. La extradición no es por eso. La extradición no indica nada de que Franco D’Agapiti pertenezca a una agencia mafiosa.

“La extradición la están pidiendo por una causa que apenas esta investigación en Italia (...) la solicitud se refiere únicamente a una tentativa de exportar 50 kilos de droga a Italia desde Costa Rica, sin localizar ni la droga, ni el dinero, ni el plan, ni los supuestos cómplices”, declaró el defensor hace unos días.

Explicó, además, que como el delito es una tentativa de tráfico de drogas, se opondrá a la extradición, pues esa supuesta acción delictiva atribuida a su representado puede ser delito en Italia, pero no es sancionada penalmente en Costa Rica. “El tratado de extradición vigente exige que el hecho atribuido debe ser delito en ambos países”, afirmó.