Hugo Solano C.. 2 septiembre
Además de la cocaína, se les decomisaron dos carros y $1.500 cuya procedencia no pudieron justificar. Fotos: MSP
Además de la cocaína, se les decomisaron dos carros y $1.500 cuya procedencia no pudieron justificar. Fotos: MSP

Tres sujetos identificados como José Luis Castro Cabanilla, de 34 años; Felipe Castro Respardo, de 27 y su hermano Rosario Castro Respardo, de 25 años, se acogieron a un procedimiento abreviado, por el cual el Tribunal Penal de Santa Cruz les impuso a cada uno la pena de siete años y medio de prisión.

Ellos cayeron en Guanacaste con 780 kilos de cocaína (cada kilo en nuestro país ronda los $6.000) valorados en unos ¢2.700 millones.

Al acogerse a un proceso abreviado, los imputados admiten su culpa y evitan al Estado incurrir en los gastos que implica un juicio. En compensación, la legislación contempla la posibilidad de que se les dicte una pena más baja que la que obtendrían en un juicio ordinario.

En este caso, los tres sentenciados son mexicanos y se les condenó con la pena mínima que establece la ley por el delito de posesión de drogas de uso no autorizado para el tráfico ilícito en la modalidad de transporte.

Los tres fueron capturados en noviembre del 2017 en Guardia de Liberia, luego de que las autoridades recibieran una alerta por transporte de drogas y procedieron con un seguimiento.

Los imputados observaron un retén policial en las cercanías del aeropuerto Daniel Oduber y se devolvieron en dirección hacia Playas del Coco.

Luego de esa acción se desarrolló una persecusión policial en contra de una camioneta y un pick-up sospechosos hasta la entrada a playa Hermosa, carretera a Santa Cruz, donde dieron con uno de los carros abandonado, propiedad de un guatemalteco.

Dos de los sujetos abandonaron un carro al verse perseguidos e intentaron huir por la montaña. Foto: MSP
Dos de los sujetos abandonaron un carro al verse perseguidos e intentaron huir por la montaña. Foto: MSP

Luego se consiguió la detención de los dos sujetos que iban a bordo de ese carro, quienes pretendían huir por una zona montañosa.

El segundo vehículo sospechoso, que era conducido por Rosario Castro, fue alcanzado por la Policía en Guardia de Liberia.

Al realizar la revisión de lo que trasladaban los encartados se localizaron un total de 780 kilos de droga, así como unos $1.500, dice un comunicado del Poder Judicial.

El artículo 58 de la Ley sobre Estupefacientes, Sustancias Psicotrópicas, Drogas de Uso no Autorizado, Actividades Conexas, Legitimación de Capitales y Financiamiento al Terrorismo (Nº 8204) establece como pena mínima ocho años de cárcel a quien, sin autorización legal, transporte drogas.

En este caso, la jueza Yetty González les dictó en mayo la pena mínima en una sentencia que quedó en firme recientemente, según un boletín Judicial.

Sin embargo, quedó en siete años y medio a cada uno al tomar en cuenta que ya habían descontado otros seis meses de prisión preventiva desde su captura.

Los extranjeros quedaron a la orden de Adaptación Social, para que completen la pena impuesta.

El año pasado, en operativos de la Policía de Control de Drogas por aire, mar y tierra se logró la captura de 415 personas, de ellas, 111 fueron extranjeros y el resto costarricenses.

Por unas cuantas piedras de crack tuvieron pena similar

El año pasado cayeron en Sarapiquí dos sujetos identificados como Carlos Hurtado Rodríguez y Horacio Flores Rodríguez.

Las autoridades lograron incautarles unas 84 dosis de marihuana, 42 de crack y dinero en efectivo que se presume era producto de la actividad ilegal. El monto de lo decomisado no llega a a los ¢200.000; sin embargo, el Tribunal Penal de Sarapiquí les impuso siete años de prisión a cada uno el pasado 25 de mayo.

Al igual que a los tres extranjeros capturados en Guanacaste, a estos dos hombres se les condenó por infracción a la ley N.° 8204 en su modalidad de almacenamiento, venta y distribución de drogas, cometido en perjuicio de la salud pública.

Aparentemente, ambos distribuían crack, marihuana y cocaína especialmente a jóvenes de la zona, entre ellos menores de centros educativos, informó el Poder Judicial.

La jueza Sharín Acuña Ruiz tuvo a cargo el caso y les amplió la prisión preventiva hasta que el fallo quedó en firme, el mes pasado, y dejó claro que no se les concede beneficio de ejecución condicional de la pena, debido a que ese beneficio solo se otorga cuando la pena es menor a cinco años.

Las personas investigadas en casos de microtráfico el año pasado en nuestro país fueron 72.215, según el Ministerio de Seguridad Pública.

A muchos de ellos se le toman datos y huellas y se les deja libres, pues solo portan pequeñas cantidades. En otros casos, con pruebas fehacientes de comisión de delitos, pasan a la Fiscalía y algunos que llegan a juicio terminan con penas de prisión, como ocurrió contra estos dos sujetos en Sarapiquí.

En los últimos tres años la PCD ha capturado a más de 1.423 personas en operativos antidrogas. Foto; MSP
En los últimos tres años la PCD ha capturado a más de 1.423 personas en operativos antidrogas. Foto; MSP