Hugo Solano C..   22 octubre
Un allanamiento a una casa de habitación en Bello Horizonte de Escazú, permitió dar con el mexicano que lideraba la red, José Ramón Mercado Rodríguez. Foto: Archivo / Rafael Murillo.

El Tribunal Penal de Alajuela dictó este martes un total de 104 años de prisión contra una organización narco liderada por mexicanos, a la que se le decomisaron más de 630 kilogramos de cocaína en cuatro diferentes golpes.

La banda tenía vínculos con una poderosa organización mexicana, también dedicada al tráfico de drogas y conocida como Cartel de Jalisco Nueva Generación, anteriormente Cartel de Sinaloa.

La Fiscalía había pedido un total de 144 años de prisión, es decir 18 años contra cada uno de los ocho sospechosos, pero los jueces decidieron distinto.

Se dictaron 16 años contra cuatro de mexicanos identificados como José Ramón Mercado Rodríguez, Ignacio Rodríguez Hernández, Juan Carlos González Lemos y Edgar Pérez Payán.

De igual manera se dictaron 14 años contra el mexicano Israel Angulo Álvarez, e igual pena contra el costarricense Eduard Chacón Rubí, de 34 años, oriundo de San Vito de Coto Brus y vecino de Alajuela.

Los jueves también ordenaron 12 años de prisión contra el mexicano Andrés Rodríguez Méndez.

La banda trasegaba cocaína entre Costa Rica y México. Además, se sospecha que crearon una empresa dedicada al comercio de distintos materiales, la cual estaba ubicada en una zona franca en Alajuela y habría servido como mampara para el negocio irregular.

La causa se desarrolló dentro del expediente 18-001319-057-PE, y mientras la sentencia queda en firme los sentenciados permanecerán en prisión preventiva.

La Fiscalía esperará a contar con la sentencia integral para definir la posibilidad de presentar una apelación por la libertad de uno de los sujetos.

El juicio se inició el 3 de setiembre en medio de fuertes medidas de seguridad, incluso el cierre de algunas calles aledañas a los Tribunales de Alajuela, debido a los vínculos internacionales.

La cocaína la ocultaban entre mercadería variada que sacaban del país en camiones adaptados para tales fines.

La primera incautación de drogas ocurrió el 1.° de marzo del 2018, cuando se ubicaron 44 kilos de la droga que transportaban ocultos en el diferencial y un radiador falso de un camión, que fue detectado en la frontera de Peñas Blancas.

El 16 de mayo de ese mismo año, en Liberia, se decomisaron 200 kilos de cocaína en un camión que cargaba pieles de res.

Diez días después los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanaron, con la Fiscalía, dos casas en Escazú, una en Atenas y unas bodegas dentro de una zona franca en Alajuela, producto de lo cual se ubicaron otros 200 kilogramos de coca.

Finalmente, el 29 de mayo del mismo 2018 en una bodega en Grecia de Alajuela dieron con 166 kilos adicionales.

Entre lo decomisado durante el desarrollo de la causa, bajo el expediente 18-001319-057-PE, se encuentran siete vehículos y unos $30.000 en efectivo, además de dos armas de fuego que quedaron en favor del Estado, según lo pidió la Fiscalía.