Katherine Chaves R., Carlos Arguedas C., Keyna Calderón, Fernando Gutiérrez.   1 febrero, 2020
09/02/2018 Tribunales Justicia de Cartago (fachadas). Foto: Rafael Pacheco

El pastor evangélico, de apellidos Chacón Leandro, fue puesto en libertad la tarde de este viernes luego de que el Tribunal de Apelación de Cartago anulara una sentencia en su contra por dos abusos sexuales agravados y lo absolviera.

Así se desprende de la resolución, número 2020-056, dictada el viernes pasado por los jueces Christian Fernández Mora, David Fallas Redondo e Ivette Carranza Cambronero, de la cual La Nación tiene copia.

Chacón había sido condenado en octubre del año anterior a 14 años de prisión, luego de que fuera hallado culpable de cometer las supuestas agresiones sexuales en contra de la menor, quien tenía cinco años en ese momento y era nieta de su esposa.

Los juzgadores de apelación indicaron en el por tanto: “Se declara con lugar el primer motivo del recurso incoado por el imputado, se dispone la ineficacia del fallo impugnado y por economía procesal, se absuelve de toda pena y responsabilidad al justiciable por los hechos que se le han venido atribuyendo en este proceso”.

Según el Ministerio Público, la audiencia de apelación de sentencia se realizó ayer: “Durante ella, el Tribunal de Apelación de Sentencia acogió los alegatos de la defensa del hombre, por lo que ordenó su libertad”.

De igual manera, el ente acusador informó de que presentará un recurso de casación.

Se intentó conocer cuáles fueron esos alegatos presentados por la defensa, sin embargo la Fiscalía indicó que, para conocer detalles de la resolución del Tribunal, era necesario consultar en el Poder Judicial. Dicha institución no labora este sábado.

El expediente de este caso es el 16-000870-0345-PE.

Expediente judicial: Acciones provenían de ‘mandatos de Dios’

Según el expediente judicial, los hechos habrían ocurrido entre enero y abril del año 2015 en la casa del imputado en el cantón de Alvarado, Cartago.

En ese legajo, se lee que Chacón le decía a su víctima que sus acciones provenían de “mandatos de Dios”.

En testimonios de descargo, el pastor y su familia cercana declararon que él recibió “influencias malignas” para provocar los presuntos delitos por los que se le acusan.

Una vez en juicio, el representante del Ministerio Público, Joffrey Salas Fuentes, manifestó que los dos casos de abuso ocurrieron de manera similar. En ambos, el sospechoso que estaba en su cuarto, llamaba a la menor para que lo acompañara. En esa época, la víctima tenía cinco años.

"Una vez en la habitación, cerró la puerta aprovechándose de la vulnerabilidad de la ofendida, así como de la relación de confianza existente, al ser el compañero sentimental de la abuela”. Luego, presuntamente, la abusó, dijo Salas.

Agregó: “El acusado le manifestó a la niña que no debía decir nada porque si no la abuela (...) le pegaría y luego él también”.

Por esa razón, la Fiscalía solicitó 20 años de cárcel en su contra.

Por su parte, los juzgadores dijeron que dieron total credibilidad a la versión de la niña víctima, pues consideraron que no se presentó obligada o ‘maquillada’ por sus padres.

Sin embargo, los jueces Rodrigo Obando Santamaría, Jenny Almendariz Solís y Jennifer Mata Mora (quien presidía) se apartaron de la cantidad solicitada por Fiscalía y, en su lugar, le impusieron 14 años de cárcel.

Señalaron, además, que a Chacón se le absolvió de un delito de violación y otro de abuso sexual, ya que la menor solo relató dos eventos.

Después de la lectura del por tanto, los jueces le dictaron seis meses de prisión preventiva, mientras el fallo quedaba en firme. No obstante, después de la apelación, el pastor está en libertad.