Hugo Solano C..   26 junio
Jorge Chavarría se mostró muy satisfecho por el fallo. Lo acompaña Primo Chacón, uno de sus abogados. Fotografía: John Durán

El Tribunal Penal de Hacienda absolvió por duda, la tarde de miércoles, al ex fiscal general Jorge Chavarría de dos delitos de incumplimiento de deberes.

La resolución fue dictada a las 2:15 p. m. por el Tribunal Penal de Hacienda integrado de manera unipersonal por la jueza Maureen Iong Ureña. El debate comenzó el 3 de junio.

Contra él, la Fiscalía había solicitado seis años de inhabilitación para ocupar cargos públicos.

Al ex fiscal general se le acusó de faltar al deber de probidad al solicitar a la Sala Tercera desestimar dos causas seguidas contra el exministro de Seguridad Celso Gamboa (fungió en ese cargo durante nueve meses, entre 2014 y 2015), con quien, según la Fiscalía, tenía una amistad íntima. Por esa razón, debió inhibirse de conocer los asuntos.

La Sala acogió la solicitud de Chavarría en dichas causas, que se relacionaban con un desalojo a una propiedad en Heredia y a la negativa del Ministerio de Seguridad de entregar a un ciudadano un expediente de antecedentes policiales.

La jueza Iong también rechazó la acción civil por ¢5 millones que reclamó la Procuraduría General de la República por el supuesto daño causado a la sociedad.

Para ella, este caso nunca debió llegar hasta la fase de juicio y manifestó no entender cómo “pasó los filtros del Juzgado Penal”, pues no se presentaron víctimas ni testigos, ni se aportó más prueba que un programa de radio que data del 2017, aunque los hechos acusados eran del 2014.

“Estamos hablando entonces de un juicio que en la jerga judicial llamamos un juicio mudo. No hay testigos, no hay prueba de cargo, únicamente prueba de descargo. Esa es la única razón por la que, estimo yo, que pasó el control del Juzgado Penal, porque había dos testigos (presentados por la parte acusada) los cuales eran prueba de descargo y no de cargo”, acotó.

Ante esa insuficiencia probatoria que la juzgadora atribuyó al Ministerio Público, Chavarría y sus defensores no tuvieron a quién preguntarle y no se pudo derribar el principio de inocencia que cobijó al exfiscal.

“No se traen testigos que hablen de que usted para el 2017 o para el 2014 o el 2003, para ninguno de los años efectivamente tiene una amistad íntima con don Celso tan fuerte como para que le permitiera que usted no fuera objetivo (al resolver)”.

Al explicar el fallo, la jueza Iong dijo que un contradictorio significa que ambas partes tienen que llevar la prueba para poderla controvertir y en este caso no se pudo pues el Ministerio Público no presentó testigos.

La jueza también cuestionó que ni siquiera se llevó al debate a las víctimas que denunciaron al exministro Celso Gamboa, como personas que eran ofendidas.

Ver más!

La Fiscalía indicó en un comunicado que respeta el fallo pero no lo comparte, por lo que esperará la lectura integral de la sentencia, que será en 2 de julio, para analizarla y presentar un recurso de apelación.

“El ente fiscal no comparte el fallo, pues considera que presentó pruebas que acreditan la tesis planteada en la acusación: la estrecha relación de amistad que mantuvieron para la fecha de los hechos, el exfuncionario y el exmagistrado Gamboa, lo que obligaba al exfiscal a inhibirse de conocer cualquier caso que involucrara a Gamboa, tal y como la ley lo exige”, dice el comunicado.

Ex fiscal general satisfecho

“Salgo satisfecho de los jueces que hay en este país. La Fiscalía lo que quería hacer era un show para engañar al país e invirtió un principio básico de la democracia y del Estado de derecho costarricense que es el principio de inocencia”, manifestó Chavarría, tras escuchar el fallo.

Recordó que la carga de la prueba la tiene el Ministerio Público, no el imputado. “Ellos invirtieron el proceso, me presentaron como presunto culpable e invirtieron la carga de la prueba y me obligaron a probar mi inocencia”.

Dijo que el juicio fue un desperdicio de recursos al tener dos fiscales y un procurador “que ganan una millonada” cuando están pendientes casos como Aldesa y otros importantes a los que el Ministerio Público, en su criterio, debería estar dando atención.

Enfatizó en que si la prueba no es suficiente, el juicio debe desestimarse y para eso existe la solicitud de sobreseimiento.

Según él, el show es de la fiscala general (Emilia Navas) que requería de esto como un triunfo en su lucha anticorrupción y por eso le pide que corrija el rumbo y que además capacite a los fiscales. Chavarría calificó la actuación de los fiscales en este debate de “ridícula”.

“Fue tan grosera la participación del Ministerio Público que se olvidó de los seres humanos concretos. Se olvidó de las dos personas que denunciaron a Celso (Gamboa) y se olvidó del imputado”, acotó.

Ahora dijo, saldrá del país de vacaciones pues el juicio le significó mucho desgaste.

Omisiones de Fiscalía impidieron absolución por certeza

El codefensor de Chavarría, Jorge Urey, calificó de inexpertos a los dos fiscales y afirmó que ante sus ponencias era previsible que la jueza no tenía otro camino que absolver.

Explicó que dentro del proceso penal la prueba reina es la prueba testimonial y nunca fue aportada por la Fiscalía.

“Estamos en un proceso sin validación de prueba real documental o material y con una ayuna prueba testimonial y eso es lo que impide que la jueza pueda arribar a un juicio de certeza”.

“La audiencia preliminar es el tamiz para evitar que se den estas audiencias, que dan al traste con la justicia real y llevan a un proceso de pena de banquillo, como la que afrontó don Jorge”, puntualizó.

Las causas

Las investigaciones que se le seguían a Celso Gamboa para las cuales Chavarría pidió desestimación se tramitaron en los expedientes 14-000063-033-PE y 13-000026-033-TP.

En el primer caso se le atribuyó a Celso Gamboa el delito de desobediencia porque, supuestamente, no acató una orden de la Sala Constitucional en su cargo de ministro de Seguridad, cuando un ciudadano pidió una certificación de su expediente judicial.

En la otra investigación se le responsabilizaba por los delitos de prevaricato, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes, por un desalojo en una propiedad en Heredia, pese a que estaba en disputa penal.

En ambos expedientes, Chavarría recomendó las desestimaciones, que fueron acogidas por los magistrados de Sala Tercera, quienes resuelven, en última instancia, los casos que involucran a funcionarios con inmunidad, como Gamboa.

Chavarría dijo durante el debate que las acusaciones eran fruto de una persecución en su contra y sostuvo que las únicas pruebas que usaron para someterlo a juicio fueron declaraciones que él dio en un programa de radio, el 25 de setiembre de 2017, y a otros medios de prensa.

Hermanos y otros familiares del el ex fiscal general Jorge Chavarría celebraron con él la absolutoria al final del juicio en Goicoechea. Fotografia: John Durán.