Carlos Arguedas C.. 20 abril
Una de las viviendas allanadas en Cartago centro tiene las antenas para distribuir la señal de televisión. Foto suministrada por Keyna Calderón.
Una de las viviendas allanadas en Cartago centro tiene las antenas para distribuir la señal de televisión. Foto suministrada por Keyna Calderón.

Tres individuos, todos vecinos de Cartago, permanecen detenidos como sospechosos de “tomar” las señales de Internet y de televisión del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para formar su propia empresa.

Las capturas de los implicados se produjeron la mañana de este martes en acciones que se desarrollaron en Garabito de Puntarenas, Cartago centro y Paraíso.

En un boletín de prensa, el Ministerio Público identificó a los imputados como de apellidos Alvarado Badilla, Piedra Garro y Fernández Solano.

El primero fue detenido cuando salía de un hotel en Jacó, al mismo tiempo que se procedió a allanar su casa, en La Lima de Cartago. A Piedra lo arrestaron en su vivienda en Cartago centro y Fernández en Paraíso.

Los inmuebles están siendo revisados en busca de evidencias para adjuntar al caso que se tramita en el expediente 20-00461-1220-PE.

(Video) Fiscalía investiga sabotaje informático

De acuerdo con las pesquisas llevadas a cabo de manera conjunta por la Fiscalía Adjunta de Fraudes y Cibercrimen y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), los sospechosos conformaron un grupo que, presuntamente, logró modificar el funcionamiento de la señal de Internet del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), mediante la redistribución del servicio bajo una empresa ilegal que habrían conformado, con el nombre WifiNet.

Además, agrega la investigación, uno de los sospechosos suscribió un contrato para tener el servicio de Internet y televisión del ICE y luego, mediante modificaciones técnicas, el grupo sospechoso empezó a ofrecer el servicio por medio de la empresa ilegal que se anunciaba en una página en Facebook.

Para contar con el respaldo habrían adquirido al menos 57 cajas para la recepción de señal de televisión, así como servicios de 100 megas de Internet.

Según la Fiscalía, a Piedra se le atribuye brindar el sitio para la colocación de las torres y antenas de transmisión de la señal, mientras que a Fernández se le endilga encargarse de los sistemas de operación de la empresa ilícitamente conformada.

El fiscal Esteban Aguilar, de la Fiscalía Adjunta de Fraudes y Cibercrimen, manifestó: “Estas personas lo que hicieron fue alquilar servicios de Internet y televisión. Posterior a esto crearon una plataforma en la provincia de Cartago, constituida por torres y antenas que se comunican entre sí. Luego por las redes sociales ofrecieron el servicio como propio. Esto obviamente haciendo uso indebido de la señal y la frecuencia propiedad del ICE ”.

Aguilar dijo que en los allanamientos lo que se busca es recoger evidencia como equipos electrónicos, teléfonos celulares y computadoras.

El delito que se investiga es sabotaje informático y según el Código Penal, en el artículo 229 ter, esta acción podría ser penada con tres a ocho años de prisión.

“En este delito lo que se sanciona es la modificación, sin autorización del propietario, de una frecuencia o señal, en beneficio propio. De hecho es la primer causa que se está investigando por este delito”, agregó el fiscal Aguilar.

Por su parte el ICE, mediante un comunicado de prensa, dijo que las pesquisas por este caso comenzaron luego de una denuncia de la entidad que fue planteada desde el 2020.

“Los hechos están relacionados a una presunta estafa informática, la cual fue llevada a cabo mediante la aparente alteración y modificación de la infraestructura de telecomunicaciones asignada a un usuario, destinada a la trasmisión de Internet y de televisión por cable.

“El ICE se ha puesto a disposición de las autoridades judiciales y ha brindado la información requerida y el apoyo técnico correspondiente. Por estarse tramitando una causa judicial y en respeto a las autoridades competentes, el Instituto no puede brindar más detalles sobre este hecho”, añade el boletín.