Carlos Arguedas C.. 18 enero
El Juzgado Penal de San José dictó este viernes un mes de prisión preventiva contra los tres implicados. Foto de Jeffrey Zamora con fines ilustrativos.
El Juzgado Penal de San José dictó este viernes un mes de prisión preventiva contra los tres implicados. Foto de Jeffrey Zamora con fines ilustrativos.

Tres individuos fueron detenidos el jueves pasado como sospechosos de saquear las cuentas bancarias de al menos 25 ciudadanos estadounidenses y canadienses.

La captura la realizaron agentes de la Sección de Fraudes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), bajo la dirección funcional de la Fiscalía Adjunta de Fraudes, en tres allanamientos realizados en el centro de Alajuelita, en San José.

La oficina de prensa de la Fiscalía General de la República identificó a los sospechosos como de apellidos Reyes Mora, González Montoya y Vindas Solís.

Los hechos que se investigan ocurrieron entre los meses de setiembre y diciembre del 2018, cuando, al parecer, los sospechosos obtuvieron de manera ilícita una gran cantidad de tarjetas plásticas, de color blanco.

Estas no contaban con ningún troquelado, distintivo o logo de alguna entidad bancaria, pero contenían bandas magnéticas con toda la información correspondiente a tarjetas de crédito y debito de aproximadamente 25 personas de nacionalidad estadounidense y canadiense.

Para el ente acusador del Estado, se presume que los sospechosos tenían conocimiento de las contraseñas y, posteriormente, se cree que se presentaban a los cajeros automáticos del Banco Davivienda. En apariencia, insertaban las tarjetas, introducían el PIN y retiraban grandes sumas de dinero.

La Fiscalía de Fraudes atribuyó a los implicados el delito de estafa. Este viernes en la mañana el Juzgado Penal de San José le impuso a los tres sospechosos un mes de prisión preventiva.

De acuerdo con los artículos 373 y 375 del Código Penal, el delito de falsificación de moneda (o tarjetas) se castiga con prisión de tres a 15 años.

La Fiscalía, junto a la Sección de Fraudes del OIJ, continuarán realizando diligencias que determinen la forma en la que pudieron haber tenido acceso a la información y el monto total del perjuicio económico.

En los allanamientos realizados en las casas en Alajuelita se logro decomisar evidencia electrónica que será incluida al expediente, comunicó la Fiscalía.