Judiciales

Trabas frenan relato de testigo clave en juicio contra Gato Cole

Caso juzga un atentado a balazos ocurrido en La Colina de Limón en el año 2016, en el cual resultaron heridos dos hombres.

Tres problemas diferentes frenaron el relato del testigo clave en el juicio que se sigue contra Keylor Jacob Cole Kelly, alias Gato Cole, por dos tentativas de homicidio.

Primero faltaban los abogados defensores de los acusados, luego los litigantes se oponían a que el testigo rindiera el testimonio mediante videoconferencia, y por último, que esa persona carecía de un abogado para declarar.

Las anteriores fueron las principales trabas que impidieron este viernes el avance del juicio que se desarrolla, por razones de seguridad, en los Tribunales del II Circuito Judicial, en Goicoechea.

Además de Gato Cole, también figura como imputado César Mauricio Valverde Córdoba.

A ambos se les juzga por el hecho ocurrido el 3 de octubre del 2016, a las 11:50 a. m., en el estacionamiento del Megasúper en barrio La Colina de Limón. En el ataque resultaron heridos Jeffry Ugalde Odio y Elías Alfonso Ventura Estrada.

Este suceso ocurrió un día después de que cinco personas murieron en otro ataque a balazos en playa de Cieneguita, Limón. Los dos hechos, según el Ministerio Público, se debieron a la disputa entre las bandas de Gato Cole y la de Dinier Estrada Jiménez, conocido como Ojos Bellos.

Testigo vio a sospechosos

En este caso el testigo y víctima es Jeffry Ugalde, de 29 años, quien se encuentra detenido pues el Ministerio Público le atribuye ser uno de los sospechosos de perpetrar la balacera en Cieneguita.

Este hombre, luego de más de cuatro horas de espera, empezó su relato por medio de videoconferencia, desde un lugar no especificado. A las 3 p. m. empezó su declaración haciendo una descripción de todo lo que aconteció antes de las 11:50 a.m. del lunes 3 de octubre del 2016.

Ugalde contó que ese día se encontraba en su casa en Limoncito, cuando lo llamó su amigo Elías Ventura, pues tenía que ir a recoger una plata que Ojos Bellos le iba a pagar por la chapia de tres lotes. Por ese trabajo recibiría ¢80.000.

Sin embargo, el abogado José Joaquín Ureña, quien defiende a Valverde, interrumpió el relato y dijo que Ugalde necesitaba un abogado defensor, pues ese testimonio le podría afectar en el proceso en el cual figura como imputado.

"Todo el mundo sabe que el pago de ese dinero es por ser sicario. Le paga por sicariato. No aceptar eso es un insulto a la inteligencia", alegó.

Luego de un receso, el Tribunal, integrado por los jueces Cristian Espinoza, Henry Segura y Rosemary Araya, aceptó el pedido de Ureña y se dispuso que Ugalde debe contar con un defensor. Así las cosas, juicio seguirá el próximo martes.

El fiscal Julio Campos Fernández defendió la importancia del relato de Jeffry Ugalde pues dijo: "No es un testigo cualquiera. Es el testigo al cual quisieron matar, pues vio a los sospechosos. Estuvo en el programa de protección de testigos. Hubo amenazas contra él, su familia, le ofrecieron dinero para que quitara la denuncia (...) es un testigo vulnerable".

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.