Eillyn Jiménez B..   14 octubre
Los jueces Aisen Herrera López, William Serrano Baby y Freddy Arias Robles usaron tapabocas este lunes durante el juicio, debido a que la sospechosa de la muerte de sus dos hijos fue trasladada desde el CAI Vilma Curling, donde hay dos casos de paperas. Foto: José Cordero

"Los doctores explicaron que la tendencia de la señora Batista a ser muy expresiva, teatral y evidente en las manifestaciones emocionales son una circunstancia que no representa una enfermedad psiquiátrica y que no le impide conocer lo que sucede en el desarrollo del proceso.

“Apuntan también que no es un trastorno depresivo y que se puede sobrevivir sin medicación, con sesiones de psicoterapia”.

De esa forma justificó el juez Aisen Herrera López la decisión tomada junto con sus compañeros, Freddy Arias Robles y William Serrano Baby, de continuar con el juicio en contra de una mujer de apellidos Batista Milian, sospechosa de provocar el incendio que cobró la vida de sus dos hijos el 26 de abril del 2018 en San Francisco de Dos Ríos, San José.

La semana pasada, el defensor de la mujer, Fabricio González Herra, pidió anular de manera total o parcial el debate al considerar que existía una actividad procesal defectuosa, al no contar con un dictamen médico del Consejo de Ciencias Forenses sobre la condición mental de su representada.

Sin embargo, la evaluación médica determinó que ella sí podía estar en el contradictorio, ya que cuenta con las capacidades cognitivas necesarias para ejercer su defensa material y mantener comunicación con su abogado.

Asimismo, los jueces determinaron que no existió “una violación al debido proceso”, por lo que se continuará con la recepción de prueba testimonial.

Durante este lunes, dos médicos forenses detallaron a las partes involucradas en el caso los hallazgos de los exámenes hechos a la sospechosa.

Hasta ahora, seis personas presentadas por la Fiscalía han testificado en el juicio.

Herrera manifestó que desde que la mujer fue detenida se le han hecho varias pruebas psicológicas y psiquiátricas, en las cuales se concluye que ella tiene las capacidades para distinguir entre lo bueno y lo malo.

Este lunes, todos los presentes en el debate debieron utilizar cubrebocas. Esto debido a que la sospechosa de la muerte de sus dos hijos fue trasladada desde el CAI Vilma Curling, donde hay dos casos de paperas.

William Serrano Baby, quien preside, explicó que la decisión es preventiva y recalcó que quienes asistan a la sesiones deberán utilizar este método de protección.

#related
El caso

Desde el pasado 30 de setiembre, Batista enfrenta un juicio por el presunto delito de homicidio calificado en perjuicio de sus dos hijos, de 7 y 10 años.

Según la acusación de la Fiscalía, se presume que ella habría rociado gasolina en varias partes del cuarto y, posteriormente, se cree que “utilizó un medio idóneo con el que inició un incendio que se propagó de forma inmediata por el sitio”.

Las autoridades establecieron que la sospechosa, de 29 años, cerró la puerta del recinto y la aseguró con el llavín, consciente de que los niños se encontraban ahí.

Aparentemente, luego se trasladó a una parte segura de la casa para no verse afectada por las llamas e ignoró los pedidos de auxilio de los niños. Además, se presume que omitió el llamado de los vecinos que tocaban la puerta para intentar ayudar.

El primer día del debate, durante la lectura de la acusación hecha por la fiscala Alejandra Arce, la sospechosa reaccionó como si desconociera que sus hijos habían fallecido.

Incluso, aseguró que ellos andaban de paseo en Estados Unidos.

Además, en el segundo día del juicio el capitán de Bomberos de barrio Luján, Rodrigo Leandro Quesada, contó que las llamas se concentraron en solo un cuarto del apartamento.

El debate está contemplado hasta el próximo 1.° de noviembre en el Tribunal Penal de San José y se espera que en total 26 personas acudan como testigos.

Este caso se sigue dentro del expediente 18-011748-042-PE.