Hugo Solano C..   18 noviembre
Ver más!

La Fiscalía pidió este lunes declarar a una mujer de 29 años, de apellido Batista, como autora responsable de dos delitos de homicidio calificado, por la muerte de sus dos hijos el 26 de abril del 2018 en un incendio en San Francisco de Dos Ríos.

Alejandra Arce, representante de la Fiscalía, resumió los puntos por los que considera que la mujer es culpable de la muerte de un niño de ocho años y una niña de 10. Entre ellos dijo que Batista atravesó un sillón y puso un paño en la puerta de salida del cuarto donde dormían los menores.

Indicó que un sillón atravesado contra la puerta que abría hacia la sala y un trapo puesto entre la puerta y el marco, sirvieron para trabarla e impedir que los niños pudieran abrirla durante el incendio.

Arce fue enfática en que había gasolina en cuatro puntos distintos de la habitación donde murió la pareja de escolares, incluso en sus ropas.

También destacó que a lo largo del juicio la madre nunca ha mostrado signos de arrepentimiento por lo actuado y sólo se ha preocupado por lo que le pueda sucederle a ella al final del debate.

Arce añadió que el día del incendio Batista tenía como objetivo claro y premeditado ultimar a sus hijos.

Con base en lo expuesto por los vecinos, que testificaron en el juicio y oyeron los gritos del niño durante el incendio, la mujer nunca les abrió la puerta cuando llegaron a prestarle ayuda, dijo Arce.

Fue hasta que llegaron los bomberos cuando se pudo abrir, pero ya era tarde.

Arce dijo que luego del incendio la madre de los menores salió olorosa a perfume y no a humo, lo que deja ver que se guareció mientras el cuarto del apartamento ardía.

La Fiscal Alejandra Arce pidió a los jueces, poco antes del mediodía, declarar a Batista autora responsable de dos homicidios contra sus hijos. El Código Penal dispone penas de hasta 25 años por cada uno. Foto: Hugo Solano.

La representante del Ministerio Público dijo ante los jueces que se debe condenar a la madre por acción y por omisión.

Durante la exposición, realizada con fotos y planos con ayuda digital, la acusada escuchó serena e impávida los hechos, como si no tuviera relación con sus hijos.

De vez en cuando hablaba al oído de su abogado. Vestía jeans, blusa negra, tenis y suéter negro. El pelo crespo y negro lo sostenía en la parte superior de la cabeza con una cola.

La mayor parte del tiempo ella está sin las esposas, que le colocan solo para la entrada y salida a la sala 12, donde casi no asiste público.

A la imputada la vigila una pareja de funcionarios de cárceles del Organismo de Investigación Judicial, que cada cierto tiempo son relevados.

Petición de pena debe esperar

Por un acuerdo de las partes, tomado a inicios del debate, la Fiscalía no hizo solicitud específica de la cantidad de años, pero el Código Penal establece penas entre 15 y 25 años de cárcel en casos como este, donde la muerte es causada justamente por quien tiene a cargo la custodia de las víctimas.

“Se llega hasta el reproche porque el defensor, en la audiencia preliminar, solicitó que el proceso fuera bajo la figura de la censura, la cual lo divide en dos partes. Primero se establece la responsabilidad penar de alguien y en la segunda etapa se hace la fijación de la pena”, explicó.

El Tribunal deberá determinar primero si la madre es responsable o no. Eso ocurrirá esta martes a las 7:30 a. m. En caso de considerarla responsable, habrá una audiencia para que la Fiscalía exponga la cantidad precisa de años que pide contra la imputada y para que la defensa también opine sobre esa solicitud.

El Tribunal tiene un plazo de cinco días para citar a la audiencia en que se fija en monto de la pena.

El juicio comenzó el 30 de setiembre. La Fiscalía llevó al juicio 20 testigos y la defensa cinco. Ha tenido varios retrasos, en parte porque un brote de paperas en diversos centros panales obligó a vacunar a la imputada, los custodios y al abogado defensor Fabricio González Herra.

González pidió la absolutoria para la mujer al considerar que no se logró demostrar que ella tuviera un plan para cometer el acto.

De igual manera dijo que el oficial del OIJ que testificó en el juicio no precisó quién introdujo la gasolina, cuándo ni la cantidad.

Además el abogado sostuvo que los indicios de la Fiscalía sobre el escenario del día del incendio no eran concordantes para definir la intención homicida de Batista.

Puntualizó que el Tribunal solo podría considerar el delito de abandono de incapaz.

Pese a la vacuna, este último presentó paperas la semana pasada y hubo que retrasar el debate.