Katherine Chaves R.. 10 julio
Justicia tenía comprados hasta los boletos de avión, pero la cancelación de los vuelos se trajo abajo toda la repatriación. Foto: Eyleen Vargas.
Justicia tenía comprados hasta los boletos de avión, pero la cancelación de los vuelos se trajo abajo toda la repatriación. Foto: Eyleen Vargas.

El cierre de fronteras a causa de la pandemia por el nuevo coronavirus frenó la repatriación de seis costarricenses que están presos en Panamá por diversos delitos, según confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

Esa entidad confirmó que, debido a la preocupación que les genera el aumento de casos de covid-19 en el sistema penitenciario del país vecino, desde marzo realizaron trámites para poder agilizar esas reubicaciones; sin embargo, por el momento, no se puede hacer más. Solo queda esperar a que se reactiven los vuelos comerciales.

Según indicó la institución, los ticos ya tenían aprobado su regreso a suelo nacional, al punto de que hasta el Ministerio de Justicia, encargado de traerlos de vuelta, ya había comprado los boletos de avión; sin embargo, estos no pudieron ser utilizados porque el vuelo fue cancelado.

No detallaron para cuándo estaba previsto el regreso de los costarricenses.

Lo que sí indicaron es que tanto las autoridades panameñas como las nacionales están dispuestas a retomar el proceso, una vez que la situación sanitaria de ambos países mejore y se haga la reapertura de las fronteras.

“La Unidad de Repatriaciones de la Dirección General de Adaptación Social de Justicia mantiene el compromiso de efectuar los traslados pendientes en el momento que se cuente con las condiciones necesarias para proceder de forma segura y oportuna”, apuntó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Hasta el momento, se habla de que las fronteras de Panamá podrían ser reabiertas el 22 de julio, mientras que las de Costa Rica están para abrirse el 1.° de agosto.

No obstante, nada de lo anterior está en firme, porque todo dependerá del comportamiento del virus a lo interno de cada nación y de las decisiones de sus respectivos gobiernos.

Hace unas semanas atrás y ante una consulta de este medio, la viceministra de Justicia, Viviana Boza Chacón, confirmó la disposición que se tiene para traer a los costarricenses a terminar su condena en el país; no obstante, compartió lo dicho por Relaciones Exteriores: no hay mucho por hacer de momento.

“Justicia ha realizado de forma diligente el proceso para poder traerlos, pero por la covid-19, se suspendieron los vuelos y Costa Rica ha tenido que suspender repatriaciones, no solo de Panamá sino de todos los demás países.

“Eso sí, tenemos la certeza de que los presos en Panamá no son portadores de covid-19, lo cual nos alegra, porque significa que el gobierno panameño está tomando todas las medidas del caso”, comunicó Boza.

Trámite pausado

Actualmente, hay 55 reos costarricenses en todo el territorio panameño.

Por eso, pese a que los vuelos están cancelados, las autoridades costarricenses en Panamá continúan trabajando para conseguir que más compatriotas presos allá vuelvan al país.

De momento, lograron completar los expedientes de repatriación de otros cuatro costarricenses, los cuales deben ser remitidos a las autoridades costarricenses para continuar con el proceso y eventual regreso.

Empero, en muchos otros casos han tenido obstáculos.

El Ministerio detalló, por medio de su oficina de prensa, que el gobierno panameño ordenó el cierre de oficinas judiciales a nivel nacional, como medida para evitar el contagio de covid-19.

Esa decisión, agregó, “impide” la obtención de copias de sentencia y de otros documentos necesarios que necesitan ser incorporados para completar los expedientes.

Mientras tanto, en Nicaragua...

A finales de mayo, se dio a conocer que el Consulado tico en Nicaragua hizo una gestión para que 26 costarricenses encarcelados allá fueran traídos a Costa Rica.

Se desconoce quiénes son y su perfil criminal.

En aquel momento, Justicia informó de que estaban a la espera de la respuesta del gobierno de ese país. En caso de que permitieran el traslado, se recibirían bajo los protocolos para evitar contagio de covid-19, el cual consiste en mantenerlos aislados durante 14 días.

Un mes después, el Ministerio aseguró que las autoridades nicaragüenses “no han entregado los expedientes de las personas que, eventualmente, serían remitidas al país”.