Gustavo Fallas M.. 29 agosto, 2017
Funcionarios judiciales y de Medicatura Forense reclamaron, el jueves pasado, en San Joaquín de Flores por una pensión justa.
Funcionarios judiciales y de Medicatura Forense reclamaron, el jueves pasado, en San Joaquín de Flores por una pensión justa.

La Sala Constitucional señaló que la retención de cadáveres durante la huelga de empleados del Poder Judicial atentó contra la dignidad humana.

Así lo determinaron los magistrados constitucionales al resolver este martes un recurso de amparo presentado por la Defensoría de los Habitantes.

"La decisión de no realizar autopsias, ni entregar los cuerpos de los difuntos, dentro de plazos razonables, aunado al desconocimiento de la fecha de entrega, ya que dependía de la duración del movimiento laboral que se decía ser indeterminado, constituyó un trato contrario a la dignidad humana, atentatorio contra la integridad física y la salud emocional, social, psicológica y espiritual de los familiares.

"Además, violatorio del derecho a interactuar con el cuerpo del ser querido para su despedida, el derecho a un funeral a tiempo (incluida la velación), y el derecho al culto", concluyó el Tribunal Constitucional por unanimidad.

La huelga de empleados judiciales se llevó a cabo entre el 19 y 31 de julio; sin embargo, durante seis días los forenses paralizaron la entrega de cuerpos debido a que se sumaron al movimiento.

Durante esos seis días, en las cámaras frías de la morgue se acumularon 39 cadáveres, lo que provocó la indignación y sufrimiento de los familiares que pretendían retirarlos para realizar las honras fúnebres.

Ante esa situación, la Defensoría presentó el recurso y, horas después, la Sala ordenó al director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tomar las medidas necesarias para que se entregaran los cuerpos.

La noche del 24 de julio, los empleados de la morgue retomaron las labores, pese a que aún no había terminado la huelga.