Eillyn Jiménez B.. 26 marzo
Díaz Araya, de 23 años, fue detenido como sospechoso del asesinato de Roylan Francisco Vásquez Martínez, de 20. Foto: OIJ para LN
Díaz Araya, de 23 años, fue detenido como sospechoso del asesinato de Roylan Francisco Vásquez Martínez, de 20. Foto: OIJ para LN

Un joven de 23 años fue detenido como sospechoso de matar a un veinteañero a finales del 2019 por una presunta venganza.

La captura fue realizada este jueves en la mañana por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), luego de dos allanamientos en San Luis y Santa Eduviges de Chacarita, Puntarenas.

En el primer barrio capturaron a Díaz Araya, mientras que en el segundo no se ubicó a la otra persona que figura como sospechosa del asesinato de Roylan Francisco Vásquez Martínez, de 20 años.

De acuerdo con la Policía Judicial, el 29 de diciembre del 2109, en horas de la tarde, Vásquez estaba en un búnker en Fray Casiano de Chacarita y, en determinado momento, pasaron dos sujetos a bordo de una moto, quienes dispararon en reiteradas ocasiones.

Vásquez, quien estaba tomando con otras personas cuando fue atacado, recibió disparos en la cabeza, cadera y muslo derecho.

Producto de los balazos, el muchacho fue trasladado en un carro particular al Hospital Monseñor Sanabria, donde falleció.

“El móvil, al parecer, fue una venganza”, precisó el OIJ por medio de su oficina de prensa.

La Fiscalía Adjunta de Puntarenas, por su parte, informó de que tomará la declaración indagatoria de Díaz Araya, quien es investigado dentro del expediente 19-002854-061-PE por el delito de homicidio simple.

En los últimos cuatro meses del año pasado, Chacarita registró una seguidilla de homicidios, por lo que se intensificaron los operativos para frenar la ola delictiva en esa zona.

Durante los allanamientos hechos este jueves, los agentes judiciales utilizaron mascarillas y guantes como medida preventiva, ante la pandemia de covid-19 que afecta a Costa Rica.

Los agentes usan mascarillas y guantes durante los allanamientos. Foto: OIJ para LN
Los agentes usan mascarillas y guantes durante los allanamientos. Foto: OIJ para LN