Eillyn Jiménez B..   19 julio
Samady Fonseca, minutos antes de escuchar la sentencia condenatoria en enero pasado. Foto: Alejandro Gamboa/Archivo

El Tribunal Penal de Pavas podría variar las penas impuestas a los cuatro responsables del homicidio de Gerardo Cruz Barquero, luego de que jueces de apelación de sentencia confirmaran la culpabilidad de los sentenciados, pero ordenara fundamentar de nuevo los montos de cárcel.

“La resolución emitida el 12 de julio pasado (la del Tribunal de Apelación de Sentencia) implica que los acusados son responsables de un delito de homicidio calificado, pero que el Tribunal Penal de Pavas deberá fundamentar nuevamente los montos de las penas a imponer”, afirmó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

El 23 de enero de este año Samady Fonseca Fernández, una exnovia de Cruz, fue condenada a 30 años de prisión, mientras que a su hija, Kristina Valerín Fonseca, y a dos sujetos más identificados como Rónald Arce Barrientos y César Chaves Cerdas se les impusieron 25 años de cárcel.

A los cuatro se les acusó por la muerte de Cruz, quien fue apuñalado el 7 de octubre del 2015 en Colonia Kennedy, en San Sebastián, San José. El joven, de 22 años, murió 43 días después, el 19 de noviembre de ese año, en el Hospital Calderón Guardia, tras sufrir un infarto.

De acuerdo con los jueces que dictaron la sentencia, Fonseca, una estilista de 42 años, y su hija (20) contactaron a Chaves (24) para acabar con la vida de Cruz.

Este último, quien laboraba como pintor, buscó a Arce, un taxista informal de 22 años, para que contratara a las dos personas que finalmente le propinaron al fallecido dos puñaladas en el tórax.

En ese debate también se absolvió por dudas al quinto imputado en ese juicio, un hombre de apellido Castillo Espinoza, de 46 años, a quien solo se atribuía una llamada alertando a las mujeres sobre la hora en que salió Gerardo Cruz de su lugar de trabajo, en una panadería. Esa decisión sigue en firme y no cambiará, informaron las autoridades.

Además, uno de los homicidas nunca fue capturado, mientras que el otro es un menor de 16 años que aceptó los cargos y se sometió a un proceso abreviado poco después de su captura. A él se le impusieron siete años de internamiento en un centro penal, los cuales debe cumplir como cinco años de libertad asistida y dos años de órdenes de orientación y supervisión.

Familia con posibilidades de obtener indemnización mayor

El Tribunal de Apelación también ordenó en su resolución de hace una semana que se valore de nuevo el monto económico que pide la mamá de Gerardo Cruz por el concepto de daño material (referente a los perjuicios sufridos a nivel patrimonial o de bienes materiales), pues consideró que la ofendida tendría derecho a solicitar una indemnización mayor.

“En primera instancia, los jueces habían ordenado indemnizar a la madre, hermana y padrastro del fallecido, en total, por ¢70 millones y cancelar a la Oficina de Defensa Civil de la Víctima (ODCVD) del Ministerio Público ₵11,3 millones por concepto de honorarios; ahora, todos los montos podrían variar”, detalló la Fiscalía.

Los hechos acusados por el Ministerio Público se siguen bajo el expediente 15-021637-042-PE.

El caso de Cruz

Gerardo Cruz se convirtió en un ciudadano reconocido cuando divulgó el 5 de octubre del 2015, en sus redes sociales, un video de un supuesto acoso sexual en San José.

Dos días después lo atacaron a puñaladas en un parque en San Sebastían y esas lesiones le causaron la muerte el 19 de noviembre de ese mismo año en el Hospital Calderón Guardia.

Luego de la investigación dirigida por el Ministerio Público y que estuvo a cargo de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), se determinó que el crimen de Cruz fue motivado por un asunto sentimental.

Gerardo Cruz murió el 19 de noviembre del 2015 en el Hospital Calderón Guardia. Foto: Archivo