Carlos Hernández. 24 febrero

El Tribunal Penal de San Carlos condenó la tarde del viernes 23 de febrero a un papá por violar y abusar de su hija durante nueve años.

El sentenciado es Claudio Vargas Sobalbarro, de 41 años, quien es un nicaragüense que tenía más de 20 años de residir en Costa Rica.

Vargas fue hallado culpable de cometer cinco delitos de violación calificada y cinco abusos sexuales, por lo que le impusieron 100 años de prisión.

Esa condena se reduce a 50 años, puesto que esa es la pena máxima de cárcel permitida en Costa Rica.

El sujeto fue llevado a la cárcel de San Carlos. Fotos: Édgar Chinchilla
El sujeto fue llevado a la cárcel de San Carlos. Fotos: Édgar Chinchilla

Según el fallo de los jueces Marco Vinicio Lizano, Blanca Salas y Maribel Mora, Vargas comenzó con las agresiones sexuales cuando la ofendida tenía apenas 5 años de edad. Actualmente, ella tiene 14.

En el juicio se comprobó que el ofensor cometía los hechos cuando la mamá de la menor salía de la vivienda, ubicada en La Guaria de La Fortuna en San Carlos.

La Fiscalía logró probar, también, que la niña callaba las agresiones porque su papá la amenazaba; sin embargo, hace unos meses reveló lo que estaba pasando a su madre, quien acudió a las autoridades para denunciar la situación.

Randall Miranda, fiscal, dijo que la pena impuesta se justifica en que el sujeto se aprovechó del parentesco y de la confianza que le tenía la menor para cometer los delitos.

"Es un hecho grave. Ella vivió un calvario de años, donde era hasta amenazada para que guardara silencio y ya llegó el momento de imponer una sanción fuerte por esos actos", reprochó Miranda.

Tras escuchar el fallo, Claudio Vargas fue ingresado a la cárcel de San Carlos.