Hugo Solano C..   5 junio
La sentencia condenatoria se dictó este miércoles en los Tribunales de Heredia. Foto:Archivo

Una pareja fue condenada a 20 años de prisión por los maltratos y agresiones contra un niño de cuatro años.

La sentencia fue dictada este miércoles por el Tribunal Penal de Heredia contra Carlos Alberto Rodríguez Ramírez y Michelle Fernández Flores, padre y madrastra del menor. Ambos tienen 23 años.

En el debate, que empezó el pasado 22 de abril, se dejó claro que la víctima fue sometida a múltiples lesiones, tales como moretones en distintas partes del cuerpo, excoriaciones (lesiones en la piel), infecciones e incluso una quemadura en la palma de su mano derecha, supuestamente ocasionada con una sartén caliente.

“A estos tratos inhumanos se sumó una mordedura en la mejilla derecha, supuestamente hecha por la mujer. Todas estas agresiones pusieron al niño en riesgo de muerte y provocaron que estuviera en un estado de desnutrición aguda”, dice un comunicado del Ministerio Público.

Según la prueba que aportó la Fiscalía Adjunta de Heredia, las agresiones contra el niño ocurrieron entre el 1.° de octubre y el 12 de diciembre del 2017.

Desde su nacimiento, el niño había permanecido al cuidado de su abuela paterna, pero en el 2012 el hombre decidió llevárselo a vivir con él y su pareja, a la comunidad de Guararí, en San Francisco.

La investigación se desarrolló dentro del expediente 17-007286-0059-PE.

Los sentenciados quedaron a la orden de Adaptación Social.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) informó de que el niño agredido está temporalmente con la abuela paterna y los niños de la madrastra (de uno y dos años) están con recursos familiares y en proceso de declaratoria judicial de abandono.

La oficina local del PANI de Heredia acompañó a la abuela paterna a presentar la denuncia en la vía judicial y estuvo en todo el proceso.

Otros casos de agresión en investigación

En este momento, dos parejas más cumplen prisión preventiva como sospechosos de la muerte de dos niños, aparentemente, víctimas de agresión.

El primer caso que se investiga ocurrió en Alajuelita, San José, donde un niño de 13 días de nacido falleció el 7 de mayo.

Inicialmente, la Fiscalía ordenó arresto domiciliario contra los padres, a quienes se colocó una tobillera electrónica y se les obligó a cambiar de domicilio. La medida; sin embargo, fue modificada a prisión preventiva.

El segundo caso tuvo lugar dos días después, en Sabanilla de Alajuela y ahí la víctima fue un menor de cinco años, hijo de padres extranjeros, los cuales quedaron detenidos desde el primer momento.