Carlos Arguedas C., Carlos Láscarez S.. 22 agosto
El expresidente Óscar Arias es representado en este caso por los abogados Rodolfo Brenes, izq. y Francisco Castillo (der.). La foto corresponde al 8 de noviembre del año pasado cuando fue a declarar al Ministerio Público. Foto de Mayela López.
El expresidente Óscar Arias es representado en este caso por los abogados Rodolfo Brenes, izq. y Francisco Castillo (der.). La foto corresponde al 8 de noviembre del año pasado cuando fue a declarar al Ministerio Público. Foto de Mayela López.

"Me siento muy tranquilo. Le he servido a este país con total desinterés, solo pensando en hacer las cosas que son convenientes para nuestro pueblo.

“No me ha animado ningún otro interés que no sea (...) el respetar la Constitución y las leyes. Sería bastante inverosímil (absurdo) que yo cometiera el delito de prevaricato, que lo que implica es hacer algo consciente de que estoy violando una ley”.

Así se pronunicó el expresidente de la República, Óscar Arias Sánchez la noche de este miércoles poco después de conocer que fue acusado del delito de prevaricato por el Ministerio Público, por firmar en octubre del 2008, un decreto que declaró de interés público y conveniencia nacional el proyecto minero Crucitas, en Cutris de San Carlos.

Arias dio declaraciones la noche de este miércoles en su casa en Rohrmoser, al oeste de San José, a varios medios de comunicación.

“El tema de la minería estaba ahí desde el año 83. Yo siempre he sido partidario de que si este país tiene oro y si tiene plata y si tiene otros minerales no los debe dejar ahí para que se lo lleven, en este caso los nicaragüenses. Se pueden haber llevado $80 millones o $100 millones. Hubiera sido mejor que una empresa que paga impuestos, que tiene que hacer mitigación, que va a estar regulada por un ministerio, hubiera llevado a cabo ese trabajo. Así pensaba yo”.

El exmandatario manifestó que autorizar el proyecto Crucitas no era una prioridad de su gobierno. “A mí me correspondió nada más el final de todo el proceso, de muchas décadas, de muchos lustros, en el cual había que emitir un decreto que por lo demás lo solicitaban, lo exigían, lo demandaban el personal del Minae, sobre todo el personal del área de conservación de allá en San Carlos”, advirtió.

Arias, quien estuvo acompañado de uno de sus abogados, Rodolfo Brenes afirmó: " La verdad es que vamos ir a demostrar, ante los jueces de la República, que son honorables, imparciales, nuestra inocencia. Cualquier presidente de este país y de cualquier país del mundo les va a poder decir lo mismo que yo ya dije en alguna oportunidad; uno tiene plena confianza en los técnicos de los ministerios, de cada departamento técnico, del departamento legal que finalmente son los abogados de ese departamento los que redactan un decreto .

“En el caso del Minaet no me cabe la menor duda que este es un ministerio que fue fundado en mi primer gobierno. Conozco a muchos de esos funcionarios. Jamás hablé con ellos sobre este caso o algún otro caso. Yo no me metí en absolutamente nada que tenía que ver con el ministerio, No empujé absolutamente nada, defendí con la frente muy en alto, equivocado o no, las ideas que le ofrecí a los costarricenses durante el proceso electoral”, concluyó Óscar Arias.

Entre tanto Rodolfo Brenes dijo que se encuentran tranquilos y confiados pues advirtió que el exmandatario no cometio ningún delito.

“En cuanto a la acusación, nos parece que es un tanto precipitada, carente de fundametno probatorio que viola algunos principios esenciales del derecho penal y desconoce el rol de un presidente de la República. Precipitada porque desde noviembre a la fecha, es decir, en 10 meses, lo único que ha hecho la Fiscalia es entrevistar a unos ocho testigos (...) eso es lo único nuevo que hay”.

Reiteró que Óscar Arias no presionó a nadie ni le pidió a nadie que hiciera ninguna cosa indebida relacionada con Crucitas.

Brenes dijo que la acusación tiene una gran debilidad probatoria “porque lo que tiene son ocho testigos nuevos de noviembre a la fecha (...) para que el delito de prevaricato exista se necesita demostrar que don Óscar firmó el decreto sabiendo que tenía esa ilegalidad y que lo firmó a pesar de ese conocimiento. Y eso simple y sencillamente no es así, ni existe ninguna prueba de que eso sea así".