Yeryis Salas, Eillyn Jiménez B.. 27 mayo
Los policías Jonathan Zúñiga Arguedas, de 25 años; Santiago Méndez Tenorio, de 34 y Viarney Vásquez Molina, de 30 murieron en San Carlos. Foto: Édgar Chinchilla.
Los policías Jonathan Zúñiga Arguedas, de 25 años; Santiago Méndez Tenorio, de 34 y Viarney Vásquez Molina, de 30 murieron en San Carlos. Foto: Édgar Chinchilla.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) cree que una discusión provocó el homicidio de dos oficiales de la Policía de Fronteras y el suicidio de un tercero este domingo en Pocosol de San Carlos, en la zona norte del país.

Así lo dio a conocer este lunes en conferencia de prensa el director de la Policía Judicial, Wálter Espinoza Espinoza.

“La hipótesis es que se da una situación entre las personas. De momento no tenemos dato de emboscada o ataque externo”, dijo el jerarca.

En el sitio murieron Santiago José Méndez Tenorio, de 34 años, y Jonathan Andrey Zúñiga Arguedas, de 25. Aparentemente, ellos viajaban como conductor y acompañante, respectivamente, cuando fueron atacados por Viarney Vásquez Molina (30), quien estaba en los asientos traseros.

Espinoza también confirmó que los oficiales, que viajaban en un vehículo oficial, pasaron a un bar ubicado en El Concho de Pocosol, en San Carlos de Alajuela, y consumieron licor ahí.

“El bar se encontraba a un kilómetro de donde se encuentra la patrulla volcada, dentro de ella no había rastros de sangre”, dijo Espinoza, quien agregó que sí había “mucha sangre” sobre la calle.

Asimismo, detalló que en el sitio se ubicaron dos armas calibre AR-15 y dos nueve milímetros, así como un casquillo de una pistola nueve milímetros en la carretera. No había rastros de disparos en la patrulla.

Ubicación ventajosa

Oficial que disparó a compañeros viajaba en asiento trasero

FUENTE: OIJ    || C.F. / LA NACIÓN.

Detalles del caso

Los hechos se registraron este domingo por la madrugada, bajo un fuerte aguacero que pudo haber provocado que los otros casquillos se movieran del sitio.

Inicialmente, el caso se manejó como un accidente de tránsito, ya que a la 1:22 a. m. un grupo de uniformados que realizaba un recorrido de rutina ubicó la unidad policial en la que viajaban los fallecidos volcada a un lado de la vía, a un kilómetro del bar que habían visitado.

No obstante, cuando los agentes judiciales revisaron los cuerpos detectaron que los tres presentaban impactos de arma de fuego.

Espinoza precisó que los que viajaban adelante tenían un disparo en la cabeza cada uno, Méndez presentaba un impacto en la parte derecha y Zúñiga en la parte de atrás.

En tanto, Vásquez, quien fue localizado con vida y trasladado por la Cruz Roja a un centro médico, tenía un balazo en el lado derecho de la cabeza y murió horas después de los hechos.

El director del OIJ explicó que los tres policías trabajaban en Crucitas, y se dirigían de nuevo a la zona luego de entregar a presuntos coligalleros en la Fiscalía de San Carlos, cerca de las 6:30 p. m. del sábado.

La Policía Judicial determinó que los sujetos reportaron que habían cumplido con la diligencia hasta las 9 p. m.

“Eso significa que no cumplieron, en tesis de principio, con el protocolo y que dejaron un espacio sin cubrir de tres horas que dedicaron a otro tipo de actividad”, dijo Espinoza.

Luego, ellos permanecieron en el bar hasta cerca de las 12 medianoche.

“Es un caso con una complejidad obvia porque no hay testigos, la posibilidad de recrearlo no es tan sencilla, así que requerirá de nuestros expertos para que sobre la base de la determinación de las direcciones de los disparos y la visualización del sitio logren reconstruirlo y establecer una dinámica”, apuntó.

En tanto, el ministro de Seguridad, Michael Soto Rojas, confirmó que dos de los uniformados habían sido atendidos psicológicamente y que sus casos tuvieron el seguimiento correspondiente.