Hugo Solano C..   26 abril
Algunos animales presentaban lesiones en sus patas. Todos fueron sacrificados. Foto: Senasa.

Cien gallos de pelea, dinero en efectivo y puntas de cocaína fueron localizados durante un operativo realizado la mañana de este viernes por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en Uvita, del distrito de Bahía Ballena de Osa.

En el lugar también fueron detenidos dos hombres, quienes aparentemente operaban la gallera, pues el sitio estaba acondicionado con redondel, bancas y una sección de jaulas para los animales.

Los sospechosos son de apellidos Jiménez Zúñiga, de 57 años y Montiel Ugarte, de 27.

Montiel vivía en un cuarto en la parte de atrás de la casa de Jiménez y presuntamente colaboraba en las acciones delictivas.

Por las características de la acción, el OIJ solicitó la ayuda al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) para que dispusiera de los animales.

Bernado Jaén, director de Senasa, explicó que todas las aves fueron sacrificadas debido a su procedencia desconocida, lo cual puede generar un foco de enfermedades infectocontagiosas que pueden afectar la industria nacional.

El jerarca afirmó que este año no habían tenido denuncias de peleas de gallos en esa localidad, pero recordó que en la zona sur se realizaron, años atrás, constantes intervenciones para contrarrestar esa infracción a la Ley de Bienestar de los Animales.

Según dijo, incluso los funcionarios han sido agredidos y reciben constantemente amenazas de muerte por la labor que realizan, pues alrededor de las peleas se gestan otros ilícitos como las apuestas, venta de drogas y consumo de licor entre menores.

Se suma la existencia de una red de contrabando de gallos, huevos y pollitos que se producen en nuestro país y se exportan.

“No es ilegal tener cría de animales, lo ilegal es su destino (las peleas), por lo que se decomisan cuando se sorprenden en plena actividad o cuando están preparados con espolones, espuelas y recortes en las alas. Es toda una técnica”, dijo

Explicó que hay gallos que llegan a costar entre ¢1 millón y ¢5 millones, pues se trata de animales livianos entrenados y muy agresivos.

El hecho de que en Panamá sean permitidas las peleas de gallos facilita mucho el flujo de esos animales en la zona sur, acotó.

Senasa no va a interponer cargos contra los dos detenidos, pues no se intervino durante las peleas y no se pudo justificar el maltrato animal.

El funcionario afirmó que van a seguir los operativos en la zona en coordinación con otras instituciones del Estado.

Al fondo se ven los gallos en las jaulas y en el redondel habán plumas de varios colones que evidenciaban las peleas recientes. Foto: Cortesía Senasa.
Millonario golpe

Aunque a los detenidos no se les va a procesar por maltrato animal, las investigaciones determinaron que a la casa llegaban gran cantidad de adictos para adquirir puntas de cocaína, lo que permitirá procesarlos por ese delito.

Entre colones y dólares la Policía se incautó del equivalente a ¢32 millones, producto principalmente de la venta y trasiego de drogas.

El hecho de hallar una suma importante de dólares hace presumir de que se transaban cantidades importantes de cocaína, aunque los agentes solo encontraron unas cuantas puntas de esa sustancia listas para la venta.

Jiménez tenía antecedentes por infracción a la ley de psicotrópicos y tenía contactos en la zona para el manejo de mercancías. Montiel no tenía antecedentes.

Ambos quedaron a la orden de la Fiscalía.

En total ¢32 millones entre moneda nacional y extranjera, encontró el OIJ en la casa donde además de la gallera se vendía cocaína. Foto: Cortesía OIJ.