Katherine Chaves R.. 23 noviembre, 2020
Las agresiones se dieron entre julio y agosto de este año en Limón. Foto: Archivo / Fines ilustrativos
Las agresiones se dieron entre julio y agosto de este año en Limón. Foto: Archivo / Fines ilustrativos

Una mujer, cuya identidad no trascendió, vivió un verdadero calvario cuando mantenía una relación con su novio: Él la violó tres veces, la intentó asfixiar, la golpeó en repetidas ocasiones con un machete, la insultaba y, como si fuera poco, le robó su celular.

Todas estas agresiones físicas como verbales fueron ventiladas en un juicio, el cual culminó con la sentencia de 36 años en contra del hombre, identificado como Jason Herrera Delgado, de 33.

Según informó la Fiscalía en un comunicado de prensa, el Tribunal Penal de Limón halló culpable al sujeto de los delitos de violación, maltrato, ofensas a la dignidad, amenazas a mujer y sustracción patrimonial.

Durante el debate, el ente acusador aportó pruebas que permitieron establecer que los dos primeros ataques sexuales ocurrieron entre el 1.° y el 31 de julio anterior, en Bananito, Limón.

El primer hecho ocurrió cuando la ofendida estaba en las afueras de un supermercado. En ese momento, el imputado llegó al lugar, la jaló con fuerza, la trasladó a un lote y la violó.

La segunda violación ocurrió en la casa en la que convivían y, según la Fiscalía, luego de cometer el ilícito, Herrera amenazó a su expareja con asesinarla, si no se iba de la vivienda.

El tercer ataque sexual se dio el 25 de agosto. Ese día, ellos se encontraron en vía pública y, supuestamente, él la convenció de irse a conversar a un lugar apartado.

Estando en ese sitio alejado, Herrera la tomó por el cuello e intentó asfixiarla. Luego, la volvió a violar.

Dos días después, el acusado vio a la ofendida y le comenzó a tirar piedras. Tras unos segundos, se le acercó, le robó su celular y le golpeó la mano izquierda.

Para finales de agosto, Herrera volvió a interceptar a su expareja y la golpeó con un machete, mientras la insultaba y la amenazaba de muerte.

Por el forcejeo y los gritos, una amiga de la mujer salió a observar lo que ocurría y eso ahuyentó al sujeto. Luego de la interposición de la denuncia, fue detenido por las múltiples agresiones.

Tras la condena recibida, Herrera permanecerá en prisión preventiva mientras esta adquiere firmeza.