Katherine Chaves R.. 22 febrero
Hijo se intentó suicidar al lanzarse de un segundo piso, pero sobrevivió y hoy es sospechoso del homicidio calificado de su mamá. Foto: Cortesía para La Nación
Hijo se intentó suicidar al lanzarse de un segundo piso, pero sobrevivió y hoy es sospechoso del homicidio calificado de su mamá. Foto: Cortesía para La Nación

Pese a que Milena Lourdes Zavaleta Castillo, la mujer que fue asesinada por su hijo la semana pasada en Curridabat, recibía constantes agresiones por parte de él, ella se abstuvo de denunciarlo en varias ocasiones.

Uno de esos hechos ocurrió el 30 de agosto del año pasado, cuando la Fuerza Pública recibió una alerta por un caso de violencia doméstica en la casa de Zavaleta, de 58 años.

Al llegar al sitio, las autoridades pudieron observar “una serie de destrozos dentro de la propiedad de la ofendida, por lo que procedieron con la captura del imputado (su hijo, de apellidos Rodríguez Zavaleta, de 30 años)”, señaló la Fiscalía de Goicoechea ante una consulta de este medio.

En paralelo, la Policía también trasladó a la señora hasta el Ministerio Público, en donde se le indicó que para poder continuar con la causa 20-000517-0275-PE, era necesaria la denuncia por el delito de daños, el cual castiga con entre 15 días a un año de prisión a aquella persona que destruya, inutilice, haga desaparecer o dañe “de cualquier modo una cosa, total o parcialmente ajena”, reza el Código Penal.

No obstante, agregó el despacho judicial, Zavaleta indicó que solo deseaba que se le brindaran medidas de protección. Ante ello, fue trasladada al Juzgado de Violencia Doméstica respectivo y, según el reporte de la Fuerza Pública, el sujeto fue llevado a un centro psiquiátrico. Trascendió que el hombre padece esquizofrenia.

“Ante la imposibilidad de continuar con el proceso de investigación, al no existir denuncia, este despacho solicitó la desestimación del caso. Lo correcto es que la solicitud de desestimación fue realizada el 16 de octubre del año anterior y fue acogida por el Juzgado Penal el 9 de diciembre”.

Protección

Por su parte, el Poder Judicial confirmó, días atrás a La Nación, que desde el 30 de agosto del año pasado el juez de Turno Extraordinario de Violencia Doméstica dictó las siguientes disposiciones en contra de Rodríguez:

1. Se le prohibió agredir, insultar, amenazar o perturbar de cualquier forma a su mamá.

2. Se le prohibió la entrada al domicilio y al lugar de trabajo o estudio de Zavaleta.

3. Se emitió una orden de protección y auxilio policial para que se le brinde protección a la ofendida.

Ese despacho judicial agregó que el hijo fue notificado el mismo día 30 y el expediente contó con auto confirmatorio de medidas de protección de las 11:25 a. m. del 25 de setiembre de 2020.

Asesinato

Meses después, los ánimos se fueron calmando entre mamá e hijo, por lo que trascendió que él volvió a vivir en esa vivienda de Curridabat.

Un tiempo estuvo el ambiente en calma, pero luego volvieron las discusiones que eran escuchadas por todos los vecinos y que terminaron este 16 de febrero, con la muerte de la mujer.

La Policía Judicial detalló que Zavaleta presentaba varias heridas de arma blanca en el abdomen, cuello, barbilla y espalda.

Luego de matarla, él se autolesionó en el cuello y se lanzó de un segundo piso que tiene la vivienda. El atacante fue hallado con vida por los cruzrojistas y remitido en condición delicada al Hospital Calderón Guardia.

Un día después del mortal ataque, la Fiscalía le tomó la declaración indagatoria al sospechoso y, tras la audiencia de solicitud de medidas cautelares, el juez decidió que Rodríguez pasará el próximo mes internado en Centro de Atención para Personas con Enfermedades Mentales en Conflicto con la Ley (Capemcol), ubicado en La Uruca, San José.

Situaciones antes dadas

Lamentablemente, este caso trae a la memoria otros similares a este.

En octubre del 2016, un muchacho de 22 años y con aparentes problemas mentales asesinó a su mamá en La Ribera de Belén.

La fallecida fue identificada como Alexia Guzmán, de 46 años, oriunda de Colombia.

Según trascendió en aquel momento, el sospechoso la golpeó con una mancuerna de ejercicio hasta matarla. Debido a los gritos, los vecinos pidieron auxilio y, al llegar a la escena, las autoridades encontraron a Guzmán fallecida y a su hijo escondido debajo de una cama.

En enero del 2018, otro muchacho de 24 años también mató a su madre de varias puñaladas en el caserío Dique Los Ángeles, en Guadalupe de Cartago.

El sospechoso, al igual que los otros aquí mencionados, padecía de un trastorno mental.

La fallecida, por su parte, fue identificada como Sonia María Navarro Rojas, de 67 años,

Las autoridades indicaron que el crimen se destapó cuando un yerno de la víctima llegó hasta la vivienda y tocó a la puerta, ya que debía entregarle un medicamento a Sonia.

Cuando el agresor salió, este le dijo al yerno: “Ella no puede hablar”. A lo lejos, el familiar pudo observar a la señora ensangrentada, por lo que alertó a la Policía.